El candidato a comisario europeo para Acción Climática y Energía, Miguel Arias Cañete.
El comisario europeo para Acción Climática y Energía, Miguel Arias Cañete. (OLIVIER HOSLET / EFE)

Las comisiones de Industria y Medio Ambiente de la Eurocámara han dado este miércoles su aprobado por una amplia mayoría de 83 votos a favor, 42 en contra y 3 abstenciones al ex ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, para que se convierta en el próximo comisario de Energía y Cambio Climático en el Ejecutivo comunitario de Jean-Claude Juncker. El aprobado de Cañete, que se ha adoptado tras varios aplazamientos, ha sido posible gracias al apoyo de parte del grupo socialista europeo, que ha desoído la petición del PSOE de votar 'no' al candidato español.

Se ha impuesto el pacto de estabilidad parlamentaria firmado entre populares La líder de los socialistas españoles en la Eurocámara, Iratxe García, había reclamado sus compañeros de grupo que rechazaran al ex ministro de Agricultura por sus declaraciones machistas, sus conflictos de interés por la presencia de su familia en empresas petroleras y su política sobre cambio climático cuando era ministro.

Pero finalmente se ha impuesto el pacto de estabilidad parlamentaria firmado entre populares y socialistas europeos para facilitar la investidura de la Comisión Juncker. La consigna del grupo socialista europeo ha sido votar a favor de Cañete, aunque algunos miembros han votado en contra. Entre ellos los eurodiputados del PSOE presentes en estas comisiones, Iratxe García, Soledad Cabezón y José Blanco.

La aprobación de Cañete permite así que el Parlamento apruebe también al socialista francés Pierre Moscovici como comisario de Asuntos Económicos. El PP europeo había amenazado con vetarle si los socialistas tumbaban a Cañete.

Tras las dudas suscitadas durante la audiencia parlamentaria a la que se sometió Cañete el pasado 1 de octubre, la comisión de Asuntos Jurídicos avaló la declaración de intereses económicos del exministro de Agricultura y descartó conflictos de interés. En ella, el comisario designado de Energía y Cambio Climático hace constar la venta de sus acciones en las empresas Petrologis Canarias y Ducar.

El Parlamento Europeo ha rechazado no obstante por una amplia mayoría de 112 votos en contra y sólo 13 a favor a la candidata eslovena, Alenka Bratusek, que iba a ser vicepresidenta responsable de la Unión Energética. Bratusek dio muy mala impresión en su audiencia ante la Eurocámara por sus escasos conocimientos sobre su cartera. Además, se autodesignó como comisaria cuando su Gobierno estaba ya en funciones y las elecciones las había ganado una coalición de centro izquierda. Se trata del primer miembro de la Comisión Juncker que cae en la Eurocámara.

Cañete será el séptimo español en el Ejecutivo comunitario y el cuarto del Partido Popular desde la incorporación de España a la Unión Europea en 1986. Con anterioridad también fueron ministros comunitarios Abel Matutes, Marcelino Oreja y Loyola de Palacio, del PP, y Manuel Marín, Pedro Solbes y Joaquín Almunia, del Partido Socialista Obrero Español.

Pons tacha de extremistas a quienes no votaron a Cañete

Tras el voto, el eurodiputado del PP Esteban González Pons expresó a la prensa su "satisfacción por el amplio respaldo que ha recibido Miguel Arias Cañete de parte de la Eurocámara". Pons destacó que las carteras de Clima y Energía, de las que se hará cargo Arias Cañete, "eran dos comisarías en la pasada legislatura" por lo que "hoy hay una buena noticia para los intereses de España, que ha ganado fuerza".

Pons se refirió a los eurodiputados que no le han dado confianza al ex ministro español, señalando que "solo los fascistas de extrema derecha, los comunistas de extrema izquierda y algunos socialistas españoles desorientados, han votado contra Cañete". A su juicio los socialistas "han hecho un ridículo monumental. Se han llenado la boca pidiendo el no a Cañete y no han convencido al resto de sus compañeros de los socialistas europeos".