El alcalde de Cullera (Valencia), el 'popular' Ernesto Sanjuán, ha defendido ante los medios de comunicación, tras su declaración como imputado en el juzgado de Instrucción número 3 de Sueca, que si hubiera sabido el peligro de incendio no habría tirado "en absoluto" el pasado 16 de abril el castillo de fuegos artificiales, que ocasionaron un fuego en la zona. No obstante, ha remarcado que se trata de "una tradición de 1.600 y pico".

Sanjuán estaba citado este jueves a declarar como imputado, junto al concejal de Fiestas, Andreu Piqueras, en la causa abierta en el juzgado de Sueca tras el incendio declarado en abril como consecuencia del disparo de unos fuegos artificiales pese a que estaba prohibido, ya que existía un Nivel 3 de Preemergencia.

Sanjuán ha llegado al juzgado sobre las 9.20 horas acompañado de todos los concejales del Ayuntamiento de la localidad, y a su entrada ha asegurado a los medios que le esperaban que estaba "tranquilo", y ha adelantado que iba a responder a lo que le preguntaran, que no tenía ninguna estrategia y que iba a "defender la verdad".

Tras prestar declaración ante la jueza durante más de una hora, el primer edil ha manifestado a los periodistas que su defensa ha sido "decir la verdad", y ha agregado que ha contestado "todas las preguntas, tanto a la jueza como al fiscal". "Creo que se han clarificado bien las cosas", ha apostillado.

Preguntado por si ha explicado el motivo por el que ignoró la prohibición del disparo de fuegos artificiales, ha apuntado que "si hubiera sabido que iba a pasar lo que pasó, no se habría tirado, pero es una tradición que se remonta a 1.600 y pico".

Seguidamente, ha explicado que "todo el mundo conoce que allí en Cullera hay brozas, y que luego se regenera y ya está", pero ha insistido en que "si hubiéramos sabido el peligro, no lo hubiéramos tirado en absoluto".

Inquirido por si considera que se le ha dado importancia al asunto, ha dicho que "demasiada", pero que "a veces lo que quiera coger cada uno". Además, ha confirmado que sí estaban avisados de la Preemergencia y que se le ha dicho a la jueza.

Por último, sobre si la decisión de ejecutar el disparo de fuegos artificiales fue suya, ha respondido que "todas las contestaciones las tiene la jueza", por lo que conforme vaya transcurriendo, "ya diré más cosas", ha señalado.

Por su parte, el exconcejal de Fiestas se ha limitado a decir a los medios de comunicación que ha declarado ante la jueza instructora "lo que ocurrió".

El alcalde fue citado inicialmente a declarar como imputado por este asunto a mediados del pasado mes de julio, pero se suspendió debido a que su abogado tenía un señalamiento previo. La declaración se fijó unos días más tarde, pero se volvió a aplazar hasta septiembre por imposibilidad de comparecencia de uno de los intervinientes. La jueza volvió a señalar la declaración para este jueves.

Denuncia ante fiscalía

Tanto EUPV como Compromís presentaron una denuncia ante Fiscalía por el fuego declarado. El ministerio público pidió a la jueza la imputación al ver posible delito de incendio por imprudencia grave y al considerar que existían datos para considerar que la "responsabilidad máxima" a la hora de realizar y autorizar el disparo y ejecución del espectáculo pirotécnico "corresponde" al alcalde y al concejal de Fiestas, "con independencia del resto de personas que pudieran aparecer como responsables en cuanto hubieran tenido un dominio funcional a la hora de realizar dicha conducta".

Desde el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat se remitió un fax al Ayuntamiento en el que se advertía de que se había decretado el Nivel 3 de Preemergencia y que no se podía disparar el castillo de fuegos artificiales.

Consulta aquí más noticias de Valencia.