combo virginia
Una pista falsa llevó a la Policía a buscar al novio de Emily Hilscher en vez de al verdadero asesino.

Sobre una pista falsa. Así estuvo la Policía de Virginia desde que se produjeron las dos primeras muertes, el lunes, en la Universidad Politécnica.

Cho Seung-Hui, el asesino de 32 personas que después se suicidó, mató primero a dos personas en una habitación de una residencia.

Según algunas fuentes, un ataque de celos podría haber provocado las dos primeras muertes, separadas de las 30 posteriores

Una de las asesinadas era Emily Jane Hilscher, una estudiante de primer curso con la que algunas fuentes relacionan al autor de la masacre. Según el Daily Mail, investigadores en la masacre creen que el asesino estaba obsesionado con Emily, de 18 años, y que podría haberla matado por celos.

Un compañero de la joven, alertado por la discusión que se vivía en el cuarto, intervino resultando finalmente asesinado.

La Policía buscaba, pero no al asesino

Tras las dos muertes, la Policía comenzó a buscar al novio de Emily y no a Seung-Hui, según informa el New York Times en su edición de hoy.

Un compañero informó a los agentes de que su novio poseía armas de fuego, por lo que la investigación lo señaló como primer sospechoso.

Sin embargo, el asesino andaba suelto y a punto de preparar el desenlace brutal de la mayor masacre en un centro educativo norteamericano.

A las 9,15 horas, entraba en varias clases acribillando a balazos a otras 30 personas

Investigación desde el despacho del gobernador

El gobernador del Estado de Virginia, Tim Kaine, anunció hoy que va a designar una comisión que investigue la manera en que la Universidad Politécnica de Virginia reaccionó durante los ataques que el lunes causaron 32 muertos.

Durante una entrevista, Kaine advirtió que no deberían hacerse juicios apresurados y añadió que "desprecia" a quienes aprovechan la tragedia "y la convierten en su caballito de batalla político".

Falsa amenaza de bomba en el campus

La Policía registró esta mañana un edificio en el complejo de la Universidad, en el Barruss Hall, que finalmente resultó ser una falsa alarma.

Los agentes rodearon el edificio ante el aviso de que en su interior se podría haber colocado un artefacto explosivo.

Encuesta

¿Crees que debería controlarse más quién puede tener un arma en EE UU?

Sí, probablemente se evitase alguna desgracia.
81,25 % (4588 votos)
No, todo el mundo tiene derecho a protegerse y vivir seguro.
8,25 % (466 votos)
Me da igual.
10,5 % (593 votos)