Jornada sangrienta en Irak
Una nueva jornada sangrienta asola a Irak, con su capital asediada por varios coches bomba. REUTERS

Una cadena de atentados en Bagdad causó el miércoles al menos 190 muertos en la capital de Irak y decenas de heridos, más de 200 según las últimas estimaciones.

Horas antes Maliki afirmaba que asumirán el control total del país de manos de las fuerzas extranjeras en unos meses
Los ataques, aparentemente coordinados, tuvieron lugar horas después de que el primer ministro Nuri al Maliki dijera que Irak asumirá el control de la seguridad de todo el país de manos de las fuerzas extranjeras a finales de año.

La explosión más violenta tuvo lugar en el mercado de Sadriya, de mayoría chií, donde al menos 140 personas murieron y más de 150 resultaron heridas a consecuencia de un coche bomba en las cercanías de un control militar.

Otras 35 personas murieron y 44 fueron heridas en otro ataque cerca de un puesto militar de control a la entrada de Ciudad Sadr.

En las otras 3 explosiones se produjeron una veintena de muertos.

La primera explosión, que mató a 11 personas, tuvo lugar en las inmediaciones de un hospital privado de la capital iraquí, situado en el barrio de Karrada, azotado en varias ocasiones en las últimas semanas por la ola de atentados que sacude el país.

Cuatro explosiones dirigidas a las fuerzas de seguridad

En otro punto de la capital iraquí cuatro policías fueron asesinados y seis civiles heridos cuando un terrorista suicida activo los explosivos de su coche al pasar por un puesto de control al sur de la capital.

Las explosiones han sacudido otra vez la capital iraquí
Por otra parte, dos civiles fueron asesinados y nueve más heridos según la CNN cuando una tercera bomba fue detonada en un cruce situado en el centro de la ciudad.

Los atentados suicidas con coches bomba se suceden casi a diario desde los últimos meses a pesar de los intentos del ejército norteamericano por controlar la situación, según informa la BBC.

Las autoridades atribuyen a suníes islamistas de Al Qaeda la mayoría de los atentados contra chiíes en Irak.

EEUU se incauta de 11.300 litros de ácido nítrico para explosivos

La sustancia estaba "lista para ser utilizada" en atentados

El atentado llega el mismo día en que el ejército estadounidense informaba del descubrimiento de un cargamento de ácido nítrico en un escondrijo al este de Bagdad "listo para ser utilizado" como arma en algún atentado.

Según un comunicado militar estadounidense, eran 600 contenedores, es decir, unos 11.300 litros de esta sustancia, que fue localizada durante una redada lanzada por los soldados estadounidenses en Rasafa, al este de Bagdad.

Otro camión con explosivos adosados a cargas de esta sustancia

Este martes el ejército estadounidense ya había encontrado un camión con varias cargas de ácido nítrico que llevaban adosados explosivos y que, según el chófer del camión, estaban listas para atentar contra un centro militar conjunto iraquí-estadounidense.

En los últimos meses los grupos insurgentes iraquíes han comenzado a utilizar armas químicas, tanto ácido nítrico, también utilizado para producir fertilizantes, como gas cloro para multiplicar el poder destructivo de sus atentados y espantando a la población civil, que abandona su hogar por miedo a la violencia.

Cada vez más voces se alzan contra los efectos de la guerra de Irak y la gestión de la situación por parte del ejército norteamericano, en especial desde las filas demócratas, desde donde se ha calificado la invasión como "el peor error en política exterior" de la histora de EEUU.