La cifra incluye el hotel y la comida, por lo que el poder adquisitivo de los visitantes por motivos de trabajo es clave en el desembolso medio. Además, el mes de noviembre de 2006 fue escenario del 15% de los congresos, el porcentaje más elevado del año. El municipio consigue con este tipo de reuniones su objetivo de desestacionalizar el turismo hacia los meses de invierno. Sin embargo, la estancia media de los congresistas ronda los dos días y el 65% de los encuentros los organizan organismos públicos.