Antidisturbio disparando en Madrid
Un grupo de antidisturbios, en el madrileño Paseo del Prado Jorge París

El ministerio del Interior ultima contratos por valor de 1,1 millones de euros en material policial antidisturbios ante la previsión de un otoño caliente en las calles de las principales capitales españolas, sobre todo en Madrid. Entre junio y agosto de este año Interior, a través del Cuerpo Nacional de Policía, ha licitado, adjudicado o resuelto seis contratos que dotarán a los efectivos policiales de cascos, escudos, chalecos, espinilleras, cartuchos de humo y un novedoso camión lanza agua que al final ha costado menos de lo presupuestado y que aún no ha sido entregado a la Policía por la empresa adjudicataria. La compra de todo este material antidisturbios coincide con la llegada de un otoño caliente, con muchas manifestaciones programadas, a nueve meses de las próximas elecciones municipales y autonómicas.

Y eso que en el primer semestre del año, por ejemplo, las manifestaciones en Madrid descendieron. Hubo 1.856 protestas, un 38% menos que en el mismo periodo de 2013. No obstante, se espera un otoño y un noviembre movidito, que se puede acentuar si el Gobierno aprueba en solitario la ley que cambiaría la elección de alcaldes. Hay varios frentes abiertos. La Coordinadora 25-S, surgida a partir del movimiento 15-M, ha difundido en su web un itinerario de protestas a las que ha bautizado 'Otoño Deconstituyente', donde habrá acciones contra la Corona y el PP. Por ejemplo, el 25-S, dentro de su campaña Rodea el Congreso, ha convocado para el próximo 4 de octubre una concentración en la Plaza de Neptuno de Madrid con el lema 'Monarquía no es democracia, es dictadura. Procesos constituyentes. Felipe VI no te queremos'.

La Diada (11 de septiembre); concentraciones a favor del aborto libre, seguro y gratuito (28 de septiembre); una manifestación el 24 de octubre contra la Monarquía en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias; la consulta independentista prevista para el 9 de noviembre en Cataluña y lo más importante, la reedición de las Marchas de la Dignidad a finales de noviembre también son citas importantes. Sin olvidar que 'la marea verde' ya ha anunciado que la educación madrileña vivirá un "otoño caliente" este próximo curso para reivindicar el cese del cierre de centros, mostrar su rechazo a la LOMCE y exigir una educación "pública, laica y gratuita, por y para todos". Habrá huelga de la enseñanza el 21, 22 y 23 de octubre.

El sindicato SUP defiende que los agentes deben hacer su trabajo con garantías de seguridad Los sindicatos policiales no creen que la compra de todo este material antidisturbios esté relacionado con la llegada de un otoño caliente, ya que "la gran mayoría de las manifestaciones no son conflictivas", explica un portavoz del SUP, el sindicato mayoritario. Se debe, según este portavoz, a la renovación de material obsoleto y a las nuevas necesidades de protección de los agentes. "Los policías son trabajadores con riesgos laborales, y el Estado ha de procurar que hagan su trabajo con todas las garantías de seguridad. Hay que renovar el material mirando nuevos parámetros de seguridad". Los sindicatos policiales elevaron sus quejas después de que las últimas marchas de la Dignidad terminarán en graves altercados el pasado 22 de marzo, dejando 29 detenidos y 131 heridos, entre ellos 67 policías. Los sindicatos demandaron entonces mejores medidas de seguridad.

Espinilleras, cascos y escudos

Una de ellas ha sido la compra de 1.395 espinilleras, adjudicado ya a una empresa a finales de julio por 162.000 euros, material del que hasta ahora no disponían los agentes destinados en las unidades antidisturbios. Se trata de uno de los seis contratos que se han gestionado este verano. La Policía también ha comprado 448 chalecos antitrauma por 154.000 euros a principios de agosto. El 9 de agosto también se formalizó el contrato de 400 cascos por 156.000 euros. Y en agosto se adjudicó también la compra de 1.248 escudos por 113.256 euros. El polémico camión que lanza agua, que no fue reclamado por los sindicatos, ha costado finalmente menos de lo presupuestado. Adjudicado a finales de junio, su precio es de 348.480 euros. Aún no ha sido entregado ni se conoce aún el protocolo de actuación que tendrán que conocer los agentes que lo utilicen, señalan fuentes policiales. Interior también ha adquirido a finales de julio 7.000 artificios fumígenos y artificios lacrimógenos (botes de humo), por un coste de 196.000 euros.

Los botes de humo sí que son una compra periódica por parte de Interior. También se adquirieron en 2013, 2012, 2009, 2008 y 2007. No el resto de material. En marzo de 2013, Interior también adjudicó la compra de 19.991 chalecos antibala por 6,4 millones de euros. Pero no es material antidisturbios, sino que serán distribuidos a los agentes operativos que patrullan las calles, como medida de protección para su trabajo. Era un contrato por tres años, hasta 2015. Esta importante compra de chalecos hizo que 2013 fuera un año importante en inversión, por parte del Gobierno, en "Material Antidisturbios y Equipamientos Específicos de Protección y Defensa". Interior presupuestó 3,26 millones de euros en gasto, 19 veces más que lo que presupuesto en 2012. Dinero que se está utilizando en los contratos que se ultiman ahora en 2014. El objetivo del Gobierno es gastar otros tres millones entre 2014 y 2015 en estos materiales.