Seguir durante la niñez una dieta mediterránea tradicional rica en frutas, vegetales y nueces protegería contra los síntomas del asma y las alergias nasales, según reveló un nuevo estudio. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista médica Thorax.

"Ha habido un creciente interés en el rol de la nutrición en el desarrollo del asma, y en el efecto modulador de la nutrición en las exposiciones ambientales", indicó el quipo del doctor Paul Cullinan, del Hospital Royal Brompton y el Instituto Nacional del Corazón y el Pulmón, en Londres.

La ingesta de uva, naranja, manzana y tomate fresco protegió contra las sibilancias y las alergias nasales

En su estudio, los investigadores encuestaron a 690 niños de entre 7 y 18 años, de una zona rural de Creta.

Los padres completaron cuestionarios sobre los síntomas respiratorios y alérgicos y la dieta de los chicos.

El equipo informó que el 80% de los niños comían frutas frescas y que el 68% consumía vegetales, al menos dos veces al día.

La ingesta de uva, naranja, manzana y tomate fresco protegió contra las sibilancias y las alergias nasales, y un consumo alto de nuez redujo la posibilidad de sibilancias, revelaron Cullinan y sus colegas.

Por su parte, la margarina estuvo relacionada con un aumento del riesgo de alergias nasales.

"Una dieta rica en antioxidantes prevendría la aparición de enfermedad alérgica en esta población", concluyeron los investigadores.