Tres choques en un sólo día en el carril-bus del Parque
El firme de la plataforma del Parque, hecho con hormigón, no tiene resaltos pero es muy deslizante (Martín Mesa).
Se les llama plataforma reservada, pero a este paso se quedará sin sus dos usuarios: autobuses y taxis. ¿El motivo? El carril-bus de la avenida de Andalucía tiene muchos resaltos y se circula dando brincos, y el hormigón recién estrenado en el Parque ha quedado tan liso que resbala y es un peligro.

De hecho, la lluvia del martes ocasionó que tres autobuses sufrieran allí percances al pisar freno: uno chocó con el semáforo, otro se subió al bordillo y un tercero golpeó al de delante. Hubo un cuarto en la avenida de Andalucía: se salió del carril aunque el volantazo de un taxista que circulaba en paralelo evitó problemas mayores.

Por estos últimos incidentes, el comité de empresa de la EMT ha dado un ultimátum: «O lo solucionan en un plazo breve, o le diremos a los compañeros que no usen el carril-bus», dijo a 20 minutos un portavoz del comité, José Antonio Robles.

Ésta es la segunda vez que los chóferes se quejan por el carril-bus. Cuando se estrenó el primer tramo del de la avenida de Andalucía, el comité intervino ante la EMT (que no es la responsable de la obra sino Urbanismo) para indicarle que se arreglara porque los conductores y taxistas evitaban entrar para no ir dando brincos por los baches que se quedaron en el suelo. El tramo sigue con irregularidades y al firme de la parte nueva se le cambió la composición del hormigón para mejorarlo. También se aplicó en el Parque y ahora el problema es que desliza.

La dirección de la EMT ha comunicado al comité que Urbanismo optó por ese hormigón en vez de una capa de asfalto para evitar los hundimientos. Fuentes municipales aseguran que se arreglarán los desperfectos de uno y otro con una microfresadora: pulirá la superficie o la arrugará para que agarre.

«Saltando como un canguro chico»

Los taxistas también se quejan del carril-bus de la avenida de Andalucía y el Parque. Éste último muchos ni lo usan porque hay que ir detrás del autobús y prefieren circular por la izquierda. Lo mismo ocurre en el tramo de la avenida de Andalucía hacia Torremolinos (entre Cortefiel y el puente de las Américas): le han puesto una mediana que obliga a seguir al autobús y los clientes se quejan. Pero su principal motivo es que en sentido centro este tramo «está muy mal y nadie lo coge», dice el conductor Arturo Kindelan. «No lo han arreglado, vamos dando saltos como un canguro chico», explica otro, José Guerrero.