Muestra de ello es lo ocurrido a un redactor de este periódico.

Pedí cita el lunes por la mañana a través del teléfono de Salud Responde y me la dieron para ayer con mi médico de familia en el centro de salud de Alameda Perchel. En ese momento no recordé que estaba convocada la huelga en la atención primaria.

Al llegar al ambulatorio, sobre las 17 horas, la recepcionista le dice a un señor mayor: «No podemos atender su problema. Vaya a Urgencias, porque hoy estamos en huelga en el centro de salud». Cuando subo a la consulta, encuentro un cartel: «Su médico está de huelga. Consulte abajo». Frente a la recepcionista ya había una cola de pacientes que preguntaban por su médico. Tuve que insistir varias veces para que me viera el único médico que estaba trabajando, pero éste se negó a tramitarme la baja. Tendré que ir otro día.

Secundada por los médicos

Con la huelga, secundada sobre todo por médicos y no por el resto del personal, se exige a la Junta poder dar 10 minutos de consulta por paciente. El SAS asegura que casi se cumple ya este tiempo. La Plataforma 10 minutos contesta que si es así es por qué esta administración no quiere firmar esos compromisos por escrito. La Junta afirmó que ayer se debía atender a los enfermos y prescribir recetas, pero, según CC OO, los médicos no debían hacer prescripciones.