Lateros en Madrid
Un 'latero' vendiendo cervezas a un joven en una aglomeración de personas en Madrid. JORGE PARÍS

A la caza y captura de los 'lateros' (vendedores ambulantes de latas de cerveza y refrescos). Este es el objetivo que se ha marcado la Policía Municipal de Madrid que, desde que comenzó la campaña veraniega, ha decomisado casi 10.000 latas sólo en el distrito Centro y ha levantado más de 400 actas por venta ambulante. En lo que va de año ya son más de 2.500 las intervenciones en materia de venta ambulante y 13,5 las toneladas de productos alimenticios retirados de la venta callejera.

Solo durante el pasado fin de semana, la Policía Municipal decomisó 6.480 latas de cervezas y levantó más de 200 actas por venta ambulante, además de interponer otras denuncias relativas a infracciones a las ordenanzas municipales.

En el dispositivo contra 'lateros' y venta ilegal de alimentos participaron cerca de medio centenar de agentes repartidos por las zonas céntricas de la ciudad. Contaron con la colaboración de las empresas dedicadas al comercio y la hostelería.

La venta callejera sin autorización de productos alimenticios puede ser multada con más de 1.200 euros

Esta es la segunda de las operaciones realizadas por la Policía Municipal contra los 'lateros' desde que comenzó el verano. Reforzar la presencia policial en las zonas de ocio nocturno, controlar la venta ambulante y el consumo de bebidas alcohólicas forma parte de los cometidos que tienen los agentes que componen este operativo.

Uno de los objetivos perseguidos pasa por concienciar a los consumidores de los problemas y perjuicios que puede acarrear el fomento de la venta ambulante ilegal en las calles. El desorden, la falta higiene, el incumplimiento de la normativa de sanidad y de los requisitos para la venta de productos alimenticios y el grave perjuicio económico que acarrea esta actividad ilegal son algunas de sus consecuencias.

La venta callejera de productos alimenticios sin autorización infringe la Ordenanza Municipal de Venta Ambulante y es catalogada como infracción grave, con multas que van desde 150,26 hasta 1.202,02 euros.

Consulta aquí más noticias de Madrid.