El ministro de Exteriores iraní, Manoucher Mottaki, advirtió este domingo al Gobierno de Bagdad de que la ayuda de su país a Irak podría "verse afectada" si no son liberados los cinco funcionarios de Teherán detenidos por EEUU en enero en el Kurdistán iraquí.

Si las condiciones actuales continúan, la ayuda de Irán a Irak se verá afectada

 "He enviado un mensaje al ministro de Exteriores iraquí y a otros oficiales recordándoles que sus esfuerzos para la liberación de los diplomáticos no han dado frutos y he recalcado que, si las condiciones actuales continúan, la ayuda de Irán a Irak se verá afectada", dijo Mottaki.

El ministro recalcó que su Gobierno "está decidido" a conseguir la liberación de los cinco funcionarios "secuestrados" y explicó que ha instado al Consejo de Seguridad y al secretario general de la ONU a "seguir seriamente" esta cuestión.

Acusaciones contra la ONU

El Consejo de Seguridad de la ONU (...) se abstiene en este caso de reaccionar debido a las presiones

"Si comparamos diferentes casos, podemos comprobar que el Consejo de Seguridad de la ONU interviene en algunos de ellos que no entran en el marco de sus obligaciones, mientras que en otros, como el secuestro de los diplomáticos iraníes por las fuerzas de EEUU, se abstiene de reaccionar debido a las presiones de las grandes potencias", afirmó el ministro en referencia implícita a la crisis de los marinos británicos.

El Consejo de Seguridad se pronunció el pasado 29 de marzo a petición del Reino Unido a favor de la liberación de los quince militares británicos detenidos por Irán por "haber entrado ilegalmente", según Teherán, en las aguas territoriales del país.

Detenidos desde enero

Las fuerzas estadounidenses capturaron en una operación militar a cinco funcionarios del Consulado de Irán en Erbil el pasado 11 de enero y desde entonces no se ha tenido noticias de ellos.

EEUU dice que los detenidos son miembros de las fuerzas de los Guardianes de la Revolución de Irán y les acusa de colaborar con la insurgencia iraquí y preparar "actos terroristas".

Teherán ha negado repetidamente estos extremos y ha exigido la liberación de sus funcionarios, que asegura son diplomáticos.

Poco antes de que el presidente iraní anunciase el pasado miércoles la liberación de los marinos británicos, EEUU anunció que permitiría que representantes iraníes visitasen a los cinco detenidos en Irak, aunque hasta el momento, según Teherán, esa visita no se ha podido efectuar.