La Comunidad de Madrid es la región que tiene un mayor déficit fiscal con un saldo total negativo de 16.723 millones entre lo que aporta y lo que recibe; es prácticamente el doble que la segunda comunidad, Cataluña, que arroja un déficit fiscal de 8.455 millones de euros, según las cuentas públicas territorializadas presentadas este miércoles por el investigador del CSIC Ángel de la Fuente, designado por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Cuatro CCAA con déficit. Las denominadas balanzas fiscales revelan que Madrid (-8,87% del PIB), Baleares (-5,71%), Cataluña (-4,35%) y la Comunidad Valenciana (-2,03%) son las únicas cuatro autonomías que registran un saldo negativo, mientras que el resto de comunidades presentan un saldo positivo según el método de  carga-beneficio elegido por el grupo de expertos a los que Cristóbal Montoro encargó el estudio.

Este método de cálculo trata de estimar el impacto de los servicios y los gastos en función del territorio al que benefician, y no tanto a dónde está imputado contablemente (el llamado enfoque de cálculo de flujo monetario). Así, por ejemplo, en el caso del AVE entre Madrid y Barcelona, pese a que el tramo con más kilómetros de vía (y por tanto más inversión) es el que pasa por Aragón, según el enfoque de carga-beneficio las dos regiones que más ventaja obtendrían de esta obra son Madrid y Catalunya.

Andalucía, Canarias, Castilla y León y Galicia son las que salen más beneficiadas El mayor superávit total, de Andalucía. Más en detalle, la Comunidad Valenciana presenta un déficit fiscal de 2.018 millones y Baleares de 1.483 millones. En el otro lado de la balanza, Andalucía (7.421 millones), Canarias (4.054), Castilla y León (3.929) y Galicia (3.240) son las que salen más beneficiadas de este cálculo en términos totales. El resto de autonomías también tienen un saldo positivo: Extremadura (2.991 millones), Castilla-La Mancha (2.043), Asturias (1.666), País Vasco (1.576), Ceuta y Melilla (702),  Aragón (633), Cantabria (205), Murcia (173), Navarra (35) y La Rioja (12).

En función del PIB de cada CC AA, los mayores superávit los registran Extremadura (17,64%), Canarias (9,96%), Asturias (7,41%) y Castilla y León (7,10%), en este orden.

Siete de cada diez euros de déficit, por los impuestos

Las llamadas balanzas fiscales, tal como ha explicado Ángel de la Fuente, no sirven como método para calcular si una comunidad autónoma está mejor o peor financiada. Son un tipo de estadística que ayuda a conocer cuánto aporta cada territorio y cuánto recibe, si bien esto no indica nada sustancial sobre la calidad o deficiencia de las inversiones y el gasto público en cada región.

A más renta, más déficit. En este sentido, los autores del informe destacan que alrededor de dos tercios de las balanzas fiscales se explican simplemente por la parte de los ingresos, y se deben a que las comunidades con los ciudadanos más ricos son las que más impuestos pagan. Y, en lógica, deben aportar más de lo que reciben, por lo que los territorios con más renta han de presentar un cierto nivel de déficit y "no hay nada injusto en esto", ha explicado el profesor De la Fuente.

Comunidad Valenciana, caso único. Especialmente llamativa es la excepción registrada por la Comunitat Valenciana. A pesar de que la región está por debajo de la media en cuanto a renta per cápita, este territorio es contribuyente neto en el sistema fiscal común, y presenta un déficit equivalente al 2,03% de su PIB. Es la única comunidad autónoma en la que se produce esta circunstancia. La Generalitat Valenciana opina que la suya "es la autonomía peor tratada" en el reparto fiscal, ya que "se sitúa a la cola en recursos por habitante, con un índice del 88,4" frente a una media de 100.

Navarra y País Vasco, privilegiadas. Mención aparte merece el caso de Navarra y País Vasco. Y es que a pesar de contar con unas rentas per capita muy superiores a la media española, gracias a su sistema de contribución mediante cupo no solo no registran déficit, sino que en 2011 gozaron de un superávit fiscal de 35 y 1.576 millones respectivamente.

Tal como puede comprobarse en la gráfica inferior (extraida del informe), algunas comunidades como Cataluña o Madrid, pese a presentar grandes déficit fiscales aportan al sistema aproximadamente en función de lo que en teoría les corresponde. También, en el otro extremo, CC AA como Cantabria o Andalucía reciben más de lo que aportan, pero tal y como se espera de un sistema solidario. Sin embargo, el gráfico permite comprobar fuertes disonancias (tanto a favor como en contra) en el caso de regiones como la Comunitat Valenciana, Castilla y León, País Vasco y Navarra.

Saldo relativo total per capita por CC AA (Fuente: Ministerio de Hacienda).

Críticas

Desde Andalucía, su presidenta, Susana Díaz (PSOE), ha rechazado que el Gobierno use las balanzas fiscales para enfrentar a las distintas comunidades y ha dicho que se pueden hacer tantas como especialistas económicos existen. Antes de reunirse con medio centenar de empresarios andaluces, la presidenta ha lamentado, en declaraciones a los periodistas, que el Gobierno no apele al diálogo y al entendimiento para "restablecer puentes" con las comunidades autónomas y, sin embargo, use las balanzas para enfrentarlas.

Su 'España nos roba' se ha agotado. Ya no vale decir que hay una cruzada contra Cataluña El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha acusado al Gobierno de usar sólo un método de cálculo para elaborar las balanzas fiscales por un "interés puramente político". "Siempre se deben calcular dos métodos para ser objetivo. ¿Por qué no han calculado los dos? Sospechoso", ha dicho durante la sesión de control al Ejecutivo catalán en el Parlament.

"Son unas balanzas políticas y aun así les ha salido el tiro por la culata", ha agregado el líder de CiU en el Parlament, Jordi Turull, quien, además, considera que los expertos de Hacienda "han mezclado churras con merinas". En la misma línea se ha manifestado el diputado de ERC Pere Aragonès, quien ha calificado el déficit de "astronómico" pese a que la cifra calculada por el Estado es un 25% inferior a la calculada por la Generalitat. El ecosocialista Josep Vendrell ha emplazado a ambos gobiernos a dejar de "tirarse las balanzas fiscales a la cabeza", trabajar para corregir tanto el déficit fiscal como el social y revisar el modelo de financiación autonómica.

El diputado de la CUP Quim Arrufat no sólo ha criticado el trato que reciben Catalunya, sino el conjunto de los "países catalanes", pues Catalunya, la Comunidad Valenciana y Baleares son tres de las cuatro autonomías que reciben menos de lo que aportan. En cambio, el presidente de C's, Albert Rivera, y la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, consideran que las balanzas fiscales desmontan "la gran mentira del 'España nos roba'". "Ya no vale decir que hay una cruzada contra Cataluña. Madrid es quien más sufre y también lo hacen otros como Baleares”, ha dicho el diputado.

La Generalitat celebra el reconocimiento del déficit aunque sea inferior a lo calculado por el GovernEl presidente de la Comunidad de Madrid, , Ignacio González, ha asegurado que el modelo de financiación "deja de ser solidario" cuando no todas las regiones reciben el mismo dinero por habitante para financiar sus servicios, y ha lamentado que Madrid sea la que menos recibe pese a ser la que más aporta.

El portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, ha asegurado que las balanzas fiscales reflejan cómo circula la solidaridad entre los españoles y no entre los territorios. Antes de participar en la Diputación Permanente del Congreso, Alonso ha afirmado que las balanzas fiscales son un "ejercicio de transparencia" que hay que saber "leer" para sacar conclusiones. En su opinión, lo que dice ese documento es cómo circula la solidaridad en España, entre personas con distintos ingresos que viven en sitios diferentes unos de otros. "En España la solidaridad no discurre entre territorios, sino entre personas", ha insistido Alonso, que ha remarcado que ésa es la garantía de la igualdad de derechos y de obligaciones en todos los territorios.