Mr. Wonderful
Juntos dieron vida a la que hoy es una marca de éxito en papelería y diseño gráfico. Entre sus últimas creaciones se encuentra una colección de material escolar para el nuevo curso. CARLOS REYES

Angi y Javi se roban la palabra mutuamente cuando charlan juntos del proyecto que los ha convertido en Mr. Wonderful. Hablan con excitación, casi atropelladamente, aún con la emoción latente de quien se siente el alma de una criatura que, aunque hace tiempo que aprendió a caminar sola, aún se encuentra en el jardín de infancia.

Surgió para sacar unos ahorros se convirtió en una voráginePareja en lo profesional y también en lo personal, la historia que trajo a este dúo afincado en Barcelona hasta estas páginas nació, precisamente, de una boda: la suya. “Cuando diseñamos nuestras propias invitaciones de boda nos dimos cuenta de que había un nicho de mercado poco explotado”.

Así que comenzaron a realizar pequeños trabajos y las solicitudes fueron multiplicándose; y lo que surgió “para sacar unos ahorros” se convirtió en una vorágine por la que, en solo unos meses, allá por 2011, Javi y Angi dejaron sus respectivos puestos de trabajo para dedicarse de lleno a un proyecto personal que hoy inunda estanterías de pequeños y grandes comercios con tazas, libretas, vinilos, fundas para móviles o pegatinas que portan un mensaje claro: “El del buen rollo”, afirma con entusiasmo Angi, de 31 años.

“Si puedes soñarlo, puedes hacerlo” o “Eres la mejor abuela del mundo” son solo algunas de las decenas de frases que Mr. Wonderful plasma en cualquier soporte que coja por banda. Incluidos libros. Mensajes cargados de energía positiva que han logrado calar en toda una legión de fans que incluso ha llegado a liquidar las existencias -de 15.000 unidades- de algunas de sus creaciones en solo unas horas en el mercado. Mensajes concisos que, lejos de conformar una manera artificial de crear marca, revelan la singularidad inherente a la propia filosofía del “equipo bonito” de Mr. Wonderful, que ha crecido hasta estar compuesta por 25 personas, “entre las que no hay ningún malrollero”, cuentan Javi y Angi a el mensual de 20minutos.

Detrás de un nombre -Mr. Wonderful- con reminiscencias musicales al rock británico de los sesenta se esconde un origen simple, pero curioso. “Me gustaría que hubiera una historia romántica detrás de la elección de nuestro nombre, pero no es así”, confiesa Ángela. “No nos paramos demasiado a pensarlo, queríamos avanzar deprisa”, justifica rápidamente Javi. Pero hurgando un poquito, encontramos la esencia racional del apelativo: “Quisimos plantar cara al rosa del mundo de las bodas, donde todo tiene personalidad de mujer. Por eso elegimos un nombre masculino, queríamos darle un tono azul”.

La vida es muy larga y no nos retiraremos con Mr. WonderfulDespués de tantas horas trabajando frente a frente -literalmente- en un estudio, resulta obligado preguntarse cómo le irá en lo personal a una pareja que se pasa prácticamente todo el día viéndose las caras: “Ya trabajábamos juntos antes de que naciera Mr. Wonderful, así que no ha supuesto un cambio en ese aspecto”. Cada quien tiene su espacio. Ángela es la parte creativa, la que plantea la idea de producto junto con el equipo, y Javi constituye el motor a nivel de diseño, plasma las ideas. “Yo le digo una frase y él la pone bonita”, dice Angi. “Cada uno tenemos nuestra parcela de trabajo. ¡Incluso hay días que lo echo de menos!”, cuenta entre risas.

Pero tras las mieles del éxito, a veces deviene el amargo final. “La vida es muy larga y no nos retiraremos con Mr. Wonderful; pero nos vemos muy capaces de afrontar nuevas ideas”, afirman con vehemencia. Por ahora, y mientras perdure el sabor de la celebridad, los creadores seguirán fraguando ideas. Suerte que, entre sus múltiples creaciones de papelería, hay una libreta con el firme título en la cubierta de “Lista de cosas por hacer”.

Nada impersonal

  • Su plan B. Montar un chiringuito en Formentera.  “¡Esa idea siempre está ahí!”.
  • En casa. “Nuestra vivienda apenas tiene cosas de Mr. Wonderful, porque necesitamos un ambiente donde poder desconectar. Pero si yo no trabajara en Mr. Wonderful, ¡confieso que tendría toda mi casa de Mr. Wonderful!”, cuenta Angi.
  • Inspiración. La vida misma. “Cada momento vital nos ha llevado a diseñar cosas relacionadas con nuestro día a día. Cuando nació nuestra hija, empezamos a lanzar productos para bebés”.
  • Aficiones. Hacer escapadas, por Europa o por la costa catalana ahora que hace buen tiempo. “Pero ser papá y mamá ya es un planazo en sí mismo. Redescubrir el mundo a través de los ojos de una niña está siendo maravilloso”, dice Javi.Visualiza y descárgate el PDF del número de agosto de 'El Mensual de 20minutos'.