El Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica (GPRMH) no ha logrado localizar los restos de José Valls, fusilado el 2 de septiembre de 1938 en el cementerio de Borriol (Castellón), tras finalizar los trabajos de exhumación de una fosa llevados a cabo mediante una campaña de 'crowdfunding' o micromecenazgo en Internet a través de la cual se obtuvieron más de 9.000 euros.

Así lo ha anunciado este viernes en rueda de prensa el coordinador del grupo, Matías Alonso, que ha recordado que fueron los familiares de José Valls, ejecutado a los 48 años de edad, los que se pusieron en contacto con el GPRMH para poder recuperar los restos de este socialista que supuestamente yacían junto a los del también fusilado durante la Guerra Civil Luis Meseguer.

Según ha explicado Alonso, "en los trabajos realizados se ha removido hasta el último palmo de tierra, pero los resultados no han sido los que buscábamos", a pesar de lo que ha agradecido a todos los internautas su ayuda "para que esta familia, al menos, se cerciorase de si los restos estaban en dicho lugar, ayuda que el Gobierno no le quiso dar".

En el transcurso de los trabajos de exhumación se han localizado los restos de 17 personas, entre los que no se hallaban los de los dos fusilados, los cuales —según Alonso— "pueden haber ido a un osario o haber sido objeto de la rapiña de cuerpos que se produjo en los años 50 y 60 para el Valle de los Caídos".

El coordinador del grupo ha señalado que esta exhumación "ha sido un ejemplo por la solidaridad de las personas, lo que supone un mensaje claro para el Gobierno", y ha explicado que está previsto en septiembre hacer un homenaje en memoria tanto de estos dos fusilados como de las personas cuyos restos han aparecido con una placa. Al respecto, Alonso ha denunciado las "condiciones" que se pretenden poner desde el Ayuntamiento de Borriol a la hora de redactar el rótulo de dicha placa.

La hija de José Valls, Antonia, ha asegurado que ha sido "una pena" no poder encontrar los restos de su padre, aunque ha agradecido toda la ayuda prestada para poder llevar a cabo la exhumación de la fosa de Borriol y ha asegurado que "se ha hecho lo que se ha podido".

Así mismo, se ha podido documentar mediante los datos del Registro Civil y del archivo municipal la existencia de restos de 72 soldados franquistas en el cementerio de Borriol, así como de 8 víctimas civiles del bombardeo nacional del 11 de junio de 1938.

El GPRMH, que llevará a cabo una acción didáctica mediante un campamento para enseñar lo que hay por la zona de El Toro, está pendiente de finalizar los trabajos del soldado desconocido de esta localidad castellonense, así como de "acabar la vergüenza de la actitud oficial en Valencia contra Teófilo Alcorisa y sus familiares, ya que el Ayuntamiento lleva cinco años sin querer dar los restos de este fusilado en 1947", ha recordado Matías Alonso.

Consulta aquí más noticias de Castellón.