Avión derribado en Ucrania
Un pasajero observa una pantalla en la que se lee "Rezo por MH17" en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur, en Sepang. EFE

La agencia de seguridad ucraniana SBU ha hecho públicas tres conversaciones en las que participarían supuestos miembros de la Inteligencia militar rusa y separatistas del este de Ucrania que "demostrarían" que los rebeldes derribaron el avión de Malaysia Airlines que se estrelló el jueves con casi 300 personas a bordo.

La primera llamada hecha pública por Kiev habría tenido lugar 20 minutos después de la caída de la aeronave. En ella, un supuesto dirigente separatista, Igor Bezler, informa a un dirigente de la Inteligencia rusa identificado como Valeri Geranin del derribo del avión, según el periódico Kyiv Post.

En la segunda conversación, un rebelde de apodo 'Mayor' confirma "al cien por cien" a otro separatista, 'Griego', que se trata de una aeronave civil. Llega a decir que no hay "absolutamente nada" militar entre los restos de la aeronave y, en cambio, habla de "utensilios civiles, material médico, toallas, papel higiénico".

Hay muchos cuerpos de mujeres y niños El tercer extracto hecho público por la SBU recoge un diálogo entre un miliciano y un comandante cosaco, Nikolai Kozitsin, en el que también se intercambian primeras impresiones sobre lo ocurrido. "Hay muchos cuerpos de mujeres y niños", dice el separatista, que acto seguido pregunta "qué estaba haciendo en territorio ucraniano" un avión de Malaysia Airlines.

"Eso significa que transportaba espías. No deberían estar volando. Hay una guerra", responde Kozitsin.

El Ejecutivo ucraniano ha culpado a los separatistas de haber derribado el avión con un misil tierra-aire. El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha hablado abiertamente de "acto terrorista".

Eso significa que transportaba espías. No deberían estar volando. Hay una guerra De hecho, el asesor del Ministerio de Interior ucraniano, Antón Gueráschenko, denunció que el sistema de defensa antiaérea 'Buk' con el que fue derribado, según Kiev, el avión malasio en el este de Ucrania ha sido trasladado a Rusia por los separatistas prorrusos. "Anoche, el sistema 'Buk' con que el fue lanzado el misil fue trasladado a Rusia, donde será con toda seguridad destruido, al igual que los ejecutores del atentado, que pusieron en evidencia a (el presidente ruso, Vladímir) Putin al reportar que habían derribado un An-26 ucraniano", escribió Gueráschenko en su Facebook.

Por su parte, el primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexander Borodai, ha dicho que la caída de la aeronave se debió a una acción de la Fuerza Aérea ucraniana.

Desde Rusia, el Ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, negó la implicación de su país. "En lo que se refiere a las declaraciones que se oyen desde Kiev acerca de que prácticamente lo hicimos nosotros (derribar el avión), hay que decir que apenas he escuchado declaraciones veraces desde Kiev en los últimos meses", dijo Lavrov en entrevista al canal ruso Rusia-24. Además, catalogó de presión sobre la investigación las palabras del presidente ucraniano, Petró Poroshenko, que, a su vez, tachó lo sucedido de "atentado terrorista". "Declaraciones prematuras de ese tipo, que aparecen antes de que se saquen conclusiones objetivas, son de hecho una presión sobre la investigación y una indicación (...) a los investigadores ucranianos sobre cómo deben investigar ese atentado", citó a Lavrov el corresponsal que le entrevistó.