Perros en un parque de Barcelona
Una de las zonas especiales para perros en un parque de Barcelona. ACN

La nueva ordenanza de animales de Barcelona obliga a llevar atados a los perros en la calle, a no ser que el propietario tenga un «carné cívico». Se trata de un título que ya funciona en ciudades como Ginebra y que, a propuesta del Col·legi de Veterinaris, quiere demostrar que se ha educado al animal y que se le controla verbalmente. Las mascotas podrán correr libremente en un centenar de espacios específicos.

Se aplicará a partir del 1 de octubre, coincidiendo con la fecha en que se permitirá que los perros viajen en metro La nueva normativa, que actualizará la de 2003, pasó este miércoles un nuevo trámite en Comisión, con los votos a favor de CiU y PSC, la abstención de ICV y UxB (ERC+DCat+RCat) y el voto en contra del PPC. Se aprobará en el plenario del 25 de julio y se aplicará a partir del 1 de octubre, coincidiendo con la fecha en que se permitirá que los perros viajen en metro.

El texto prevé una moratoria de 18 meses para crear nuevas áreas donde los perros puedan correr libremente, que se añadirán a las 103 ya existentes.

Las novedades

La normativa establece, también, la creación de un registro de maltratadores de animales y se prohíbe atar a los animales más de dos horas o dejarlos encerrados en el coche más de 20 minutos.

Finalmente, y tras una negociación con los grupos municipales, se han rebajado sustancialmente las multas y su graduación, de forma que las más graves se penalizarán con sanciones de hasta 600 euros y las leves con hasta 100 euros.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.