Registros en la calle Urbieta  de San Sebastián
Agentes trasladan el material hallado en el piso de la calle Urbieta, en San Sebastián (Foto: Efe) Juan Herrero / Efe

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno decretó el lunes el ingreso en prisión de seis de los siete presuntos miembros del nuevo comando "Donosti" de ETA, entre ellos al supuesto jefe José Ángel Lerín, que, según el auto judicial, hizo seguimientos al filósofo Fernando Savater y miembro de Basta Ya.

Los seguimientos que habría realizado Lerín a Savater se limitaron a la elaboración de informaciones sobre él, según precisaron fuentes de la lucha antiterrorista.

El comando Urredera se limitaba a realizar diversas informaciones

Además del filósofo, la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazurtundúa, también habría sido objetivo de la banda, según informan algunos periódicos.

En el auto de prisión dictado contra Lerín se señala que la actividad del comando "Urredera", que lideraba este supuesto etarra en mayo de 2006, "se limitaba a realizar diversas informaciones", entre ellas sobre el escritor. 

En el mismo auto, el juez indica que las informaciones que presuntamente recabó Lerín como jefe de dicho comando afectan también a un confidente policial del barrio de Amara en San Sebastián, conocido como 'Txofo' y a dos ertzainas.

Según fuentes de la lucha antiterrorista, "en la mayoría de los casos, los etarras sólo tenían recortes de prensa y datos que habían sacado de Internet sobre estas personas. No estamos hablando de informes detallados".

Moreno ordenó prisión incondicional para seis de los miembros del mencionado comando por los delitos de pertenencia y colaboración con banda armada y dejó en libertad a Endika Zinkunegi con la obligación de comparecer ante las autoridades cada quince días.

De acuerdo con la resolución judicial, Lerín, presunto miembro liberado (a sueldo de la banda), se integró en el comando "Urederra" en mayo de 2006, cuando estaba vigente la tregua de ETA, y uno de los jefes de ETA, Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", le asignó el alias de "Jacinto".

Lerín siguió a Savater, a un policía de San Sebastián y a un testigo protegido del caso 'Lasa y Zabala'
Entre las actividades que realizó, hizo el seguimiento a Savater, de un policía nacional en el barrio de Amara de San Sebastián y del testigo protegido del caso "Lasa y Zabala" Pedro Luis Migueliz, alias "Txofo", señala el auto, y de dos ertzaintzas en Tolosa, además de recabar información de bancos y oficinas de correos.

En el piso donde residía en Andoaín (Guipúzcoa), propiedad de Itziar Aguirre, a la que en esta causa se ha imputado un delito de tenencia de explosivos y colaboración por alojar a miembros liberados, se hallaron unos 30 kilos de material explosivo, detonadores y matriculas sin marcar, mientras que en otro piso utilizado por él en San Sebastián, la Guardia Civil encontró una pistola y un pendrive con diversa información.

Al acusado Arkaitz Agote, el juez le atribuye un delito de pertenencia a banda armada, tenencia de explosivos y estragos y, entre otras actuaciones, el auto indica que recabó información sobre miembros de la Guardia Civil, Policía Nacional, Ertzaintza y políticos del PP y del PSOE de la zona de San Sebastián.

También le atribuye la preparación de un atentado con diez artefactos explosivos en diferentes carreteras de España entre los días 29 y 30 de julio de 2005, una acción que no llegó a realizarse.

A los acusados Lorea Irigoyen y Juan Carlos Herrador, que son pareja, Moreno les imputa un delito de pertenencia a banda armada y tenencia de explosivos, mientras que al último de los acusados, Iñigo Orue, le ha acusado de colaboración con banda armada.

Orden de no atentar contra el PSOE

Según informa hoy el diario El Mundo, el etarra José Ángel Lerín habría declarado a la Guardia Civil tras ser detenido que tenía orden de 'Txeroki' -jefe del parato militar de ETA- de no atentar contra ningún miembro del PSOE, PNV, IU, EA y Aralar, pero sí contra los del PP.