Jesús Domínguez, portavoz de la Plataforma Alvia 04155
El portavoz de la Plataforma Víctimas Alvia 04155, Jesús Domínguez. JORGE PARÍS

No ha vuelto a montar en el tren. Siente pavor ante cualquier frenazo del coche o si vibra un ascensor. "Es angustia. Una sensación horrible", explica. Ha tenido que adelantar varios miles de euros para pagarse su propia defensa tras haber salido despedido de su asiento del tren hasta las vías y quedar atrapado por un vagón. Y encima tuvo que pelear con la aseguradora por unas muletas. Ha bajado varias veces al quirófano. Por la cadera, la rodilla y la clavícula. Pero se considera un hombre con suerte, a pesar de unas secuelas que le impedirán recuperar su atlética vida previa. Se siente con fuerzas suficientes para hablar por los que el accidente dejó mudos y para reivindicar, como portavoz de la Plataforma Víctimas Alvia 04155:  "Verdad, justicia y reparación". Aunque advierte, "las dos primeras no son negociables".

¿Cómo están las víctimas del accidente de Santiago un año después?
Hay gente que no quiere saber nada, hay gente que ni siquiera ahora que es el aniversario quiere recordar. Son gente que como Luis, que perdió a su hija, dice que quiere acostarse el 23 y aparecer el 25. Directamente. Es bastante duro. Y se hace más duro porque en vez de tener el apoyo del Gobierno y del Estado todo son pegas, no hay nada de transparencia. Estamos viendo incumplimiento de normativas, comisiones poco independientes... La gente no puede entender que con haber puesto una baliza a tiempo sus familiares no hubieran muerto, una baliza que cuesta 800 euros. Eso causa mucho más dolor, a parte de la pérdida o de las secuelas. Pero hay gente que todavía no puede ni hablar de aquello, por eso algunos tomamos la palabra.

¿Cómo le gustaría que fuera el 24 de julio?
No queremos que (los políticos) vengan a hacerse la foto. El 24 es un día para los familiares Para mi va a ser duro, pero va a ser menos duro que para otra gente que perdió a sus familiares. Yo voy a ir a Santiago (a los actos de recuerdo). Mi mujer no quiere ir. Voy porque tengo la suerte de estar aquí y quiero intentar dar voz a los que no la tienen. Lo que queremos es la verdad y justicia. Será duro recordar ese momento, el del accidente. Pero yo no me puedo quejar, si miro a mi alrededor veo que no me puedo quejar.

Han pedido a los políticos que no asistan a la ceremonia del aniversario. ¿Cuáles son sus razones?
Hay que dejar claro que no todos los políticos son iguales, pero quien se ha opuesto a crear una comisión parlamentaria para investigar, quien no quiere una comisión independiente, el PP y el PSOE, es gente que está en contra de la transparencia, de la verdad y de ayudarnos, pues entonces lo que no queremos es que vengan a hacerse la foto. El 24 es un día para los familiares. Los políticos queremos que comparezcan en el Parlamento, que es donde tienen que estar y algunos en el juzgado dando explicaciones. Los cargos de ADIF imputados se han negado a declarar, es un derecho que tienen, sí, pero también es una falta de respeto a las víctimas. Por eso no queremos que estén con nosotros. Si quieren estar que pidan antes la comisión de investigación en el Parlamento, que vayan a declarar al juzgado, que cambien la comisión de investigación de accidentes ferroviarios.

Lo que sí ha cambiado es el juez de su caso, ¿qué puede pasarle al proceso?
Pues que el nuevo juez, Andres Lago, se va a tener que leer 45 tomos, miles de folios. Le agradecemos que adelantara las vacaciones para estudiar el caso en agosto, que hay menos carga de trabajo. Y le hemos pedido por escrito al CGPJ que le libere de carga y le permita centrarse en este caso, porque no queremos que pasen diez años, como con el Prestige o el Metro de Valencia. Una justicia lenta no es justicia. El Estado tiene que estar con las víctimas, no contra las víctimas. Le pedimos que le dote de medios y recursos al juez para que acelere la instrucción.

¿Cuáles son sus reivindicaciones pendientes?
Les interesa más el negocio de la alta velocidad que las víctimas Que la comisión de investigación de accidentes (CIAF) sea verdaderamente independiente. Que se cumpla la ley. No pedimos nada extraño, que se cumpla la ley, porque todos los miembros de esa comisión ahora son de Renfe, de Adif o de empresas satélites. Además, insistimos en que se investigue en el Parlamento porque entendemos que hay responsabilidades políticas: hubo cambios de proyecto en la línea férrea, desconexiones de sistemas de seguridad, avisos de jefes de maquinistas de peligro que no son atendidos por altos cargos y estamos hablando de dos empresas públicas. Es el accidente más grave de toda la democracia, con 80 muertos y más de 120 heridos y aquí no ha dimitido nadie. Si el objetivo principal de la empresa de transportes es llevar a los pasajeros a destino y no han cumplido, alguien tendrá que dimitir. Y, volviendo al juicio, exigimos más recursos materiales y personales para el juez instructor.

¿Y sobre las indemnizaciones?
Hay gente que está teniendo problemas para recibir la rehabilitación que necesita. Las aseguradoras están poniendo pegas para la adquisición de muletas, por ejemplo. Aunque solo con la amenaza de contarlo a los medios de comunicación, han accedido. Nos han jorobado la vida y tenemos que estar luchando (resopla).

¿Dicen que se sienten abandonados y engañados?
Nos engañaron con la alta velocidad y con las características del tren en el que íbamos. A dos días del accidente negaron que fuera una línea de la alta velocidad, no querían dañar su imagen. Les interesa más el negocio de la alta velocidad que las víctimas. Nos sentimos engañados también por las declaraciones de la ministra de Fomento, que se comprometió a colaborar con la justicia y a garantizar la independencia de la comisión, pero no ha sido así. Y por el PSOE  y otros grupos que nos dijeron que intentarían ayudarnos con la comisión de investigación parlamentaria y no lo hicieron. ¿Qué quieren ocultar? Estamos pidiendo que se cumpla la normativa, que haya transparencia. El abandono que sientes es total. En vez de tener el Estado a tu favor, lo tienes en contra.

¿Opina que se podía haber evitado el accidente?
Al maquinista no le diría nada. Si tiene humanidad ya estará pagando sin dormir por las noches Ha habido tres decisiones del Gobierno, del actual y del anterior, que de no haberse tomado se habría evitado el accidente. No es una, son tres. El cambio  del proyecto, que se hizo en la época de José Blanco como ministro de Fomento. La desconexión del sistema de frenado ERTMS que se hizo bajo el mandato de Ana Pastor por evitar los retrasos que generaban una serie de fallos que estaba dando el sistema. Y la tercera: hacer caso omiso al jefe de maquinistas de Ourense que advirtió del peligro y fue como un pitoniso cuando dijo eso de que "el día que el maquinista se distraiga o su atención no sea completa, cuando se de cuenta de donde está ya no tendrá tiempo de reacción". Porque un tren de 400 toneladas a 200 kilómetros por hora tarda varios kilómetros en frenar.

Si se encontrara al maquinista que llevaba su tren, ¿qué le diría?
Yo no le diría nada. Hay otra gente que le diría duras palabras. En mi caso creo que va a pagar judicialmente y si tiene humanidad ya estará pagando sin dormir por las noches. Va a pagar de las dos maneras.

¿Y a la ministra Ana Pastor?
Le diría que intente descansar, porque nos dijo públicamente que no descansaría hasta que supiera la verdad. Y como su Ministerio no colabora con la justicia y no está haciendo nada por esclarecer la verdad, le diría que empiece a descansar y cambie todo esto. Porque no debe estar descansando si no hace nada por ello. Que se deje de palabras vacías, queremos hechos. No sentimos que esté con las víctimas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.