Protesta por la muerte de un joven palestino
Miembros de las brigadas Al Nassir Salah Al-Dine tras realizar una conferencia de prensa llevada a cabo en protesta contra el ataque israelí contra Cisjordania y Jerusalén. EFE

La autopsia realizada al cuerpo del joven palestino que fue encontrado muerto en Jerusalén esta semana demuestra que murió tras ser quemado vivo, según ha explicado a la agencia palestina Wafa el fiscal general, Mohamed al Awewy.

"La causa directa de la muerte fueron las quemaduras resultado del fuego y sus complicaciones", ha explicado Mohamed al Awewy, en declaraciones realizadas el viernes por la noche.

En el funeral los palestinos lanzaron gritos de "¡Intifada! Intifada", un llamamiento a un nuevo alzamiento contra Israel Las tensiones entre israelíes y palestinos han crecido sustancialmente después de que tres jóvenes israelíes fuesen secuestrados el 12 de junio y, días después, fueran encontrados muertos en Cisjordania.

Este crimen fue sucedido por el secuestro de Mohamed Abu Judair, de 16 años, el miércoles en su barrio del este de Jerusalén. Su cuerpo fue encontrado carbonizado horas más tarde en un bosque a las afueras de la ciudad.

Saber al Alul, el director del instituto forense palestino, estuvo presente durante la autopsia que fue llevada a cabo por doctores israelíes en Tel Aviv.

Al Awewy ha dicho que Al Alul apuntó que se encontró partículas de humo en el canal respiratorio de Judair lo que implica que "el chico inhaló esta sustancia mientras era quemado vivo". Las quemaduras cubren el 90% de la superficie del cuerpo, la cabeza tiene un corte y muestras de tejidos y líquidos fueron llevados al laboratorio para más estudios para terminar el informe médico legal.

En el funeral de Judair el viernes, los palestinos lanzaron gritos de "¡Intifada! Intifada", un llamamiento a un nuevo alzamiento contra Israel, y tiraron piedras a la Policía israelí. Los agentes respondieron con gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y balas de goma en una de las mayores demostraciones de enemistad en Jerusalén en muchos años.