Patrullas en Hebrón
Soldados de Israel patrullan las calles de Hebrón tras el secuestro tres estudiantes israelíes. EFE

El Ejército israelí encontró este lunes cerca de la ciudad palestina de Hebrón los cadáveres de los tres jóvenes estudiantes desaparecidos el pasado 12 de junio cuando hacían autostop en Cisjordania, según ha confirmado el ejército israelí.

El Consejo de Ministros israelí se ha reunido con carácter de urgencia En un comunicado enviado a los medios, el portavoz de las Fuerzas Armadas israelíes, Peter Lenert, afirmó que los cadáveres han sido trasladados a un centro forense para su identificación y que las familias de los tres jóvenes, todos ellos estudiantes de yeshivas o escuelas talmúdicas de las colonias judías de Cisjordania, han sido ya informadas del fatal desenlace del secuestro.

En una rueda de prensa, Lenert, afirmó que los cadáveres fueron encontrados en la tarde de este lunes. "Estaban sepultados bajo un montón de rocas" en un área abierta entre Halhul y la localidad de Beit Kahil, afirmó el portavoz, sin revelar el estado en el que se encontraron los cuerpos ni otros detalles.

El hallazgo se produjo en el área de Khirbet Aranava, muy cerca de la aldea de Beit Kahil, una zona de terrazas agrícolas y frondosa vegetación donde los soldados habían centrado sus esfuerzos de búsqueda en los últimos días después de recibir información de los servicios de inteligencia. Durante la tarde, y al tiempo que las Fuerzas Armadas reforzaban su presencia aérea y terrestre en la zona, un familiar de uno de los desaparecidos confirmó que el Ejército ya les había informado el domingo que tenían "una pista seria" sobre su paradero.

Según medios israelíes, unidades de la Brigada de elite Kfir, inscritos en la unidad Maglan, y dispositivos civiles encontraron los cadáveres en una tumba poco profunda en un área abierta cercana al asentamiento de Telam. La zona está llena de cuevas, casas, túneles y cultivos de vid e higueras, y en los últimos días se había hallado allí, además, un gran arsenal de armas.

Enfrentamientos entre soldados israelíes y grupos de ciudadanos estallaron a la caída de la tarde  En medio de los rumores sobre la muerte, que comenzaron a circular en internet a media tarde, el gobierno israelí convocó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad. Desde entonces, todo el área de la ciudad de Hebrón, en la que viven cerca de 200.000 palestinos, está bajo toque de queda, con las carreteras cortadas y cientos de tropas sobre el terreno. Enfrentamientos entre soldados israelíes y grupos de ciudadanos estallaron a la caída de la tarde en el área de Halhul, en el norte de Hebrón.

El gobierno israelí responsabilizó de la desaparición desde el primer momento al movimiento islamista Hamás, aunque éste en ningún momento ha asumido la autoría del supuesto secuestro.

La semana pasada, Israel reveló la identidad de dos presuntos autores, dos miembros de Hamás que estuvieron presos en cárceles israelíes y que faltaban de sus hogares desde el mismo día en el que los estudiantes desaparecieron en un cruce cercano al bloque de colonias de Gush Etzion. Esta mañana, el Ejército israelí volvió a registrar sus casas y detuvo a familiares directos de ambos.

Los tres jóvenes fueron secuestrados la noche del 12 de junio. Se trata de Eyal Yifrah, de 19 años y residente en Elad (Israel); Gilad Shaar, de 16 y residente en Talmon (Cisjordania) y Naftali Frenkel, también de 16 años y residente en Nof Ayalon (Israel). Frankel tiene doble nacionalidad estadounidense-israelí.

Tras su desaparición, el Ejército israelí lanzó la operación Guarda de mi Hermano, una serie de incursiones para intentar conseguir información sobre los tres jóvenes. La operación se ha saldado con seis palestinos muertos, entre ellos un menor, 118 heridos y 471 detenidos. Los militares han registrado 2.200 lugares de toda Cisjordania durante la búsqueda.