El Partido Popular en el Ayuntamiento de Alicante ha rechazado una moción del grupo municipal de Esquerra Unida en la que se solicitaba la dimisión de la alcaldesa, Sonia Castedo, y su reprobación por su imputación en una de las piezas del caso Brugal, y también la del vicealcalde, Andrés Llorens, por supuestas irregularidades en la tramitación de la reforma de la plaza Magallanes. El PP, que ha votado en contra de esta iniciativa, no ha tomado la palabra para argumentar su posición.

Durante el debate, el público presente ha se ha expresado mediante aplausos de apoyo a las intervenciones del concejal de EU, Miguel Ángel Pavón, e, incluso, han exhibido carteles exigiendo la dimisión de Castedo.

Pavón ha recriminado a Castedo y Llorens su continuidad en el cargo porque "están dañando gravemente la imagen de la ciudad". Así, ha declarado que el hecho de que permanezcan en sus cargos "es una irresponsabilidad" y considera por ello que "deberían dimitir".

En ese sentido, el concejal de UPyD, Fernando Llopis, ha recordado que se les imputan "delitos graves" que "arrastran" a la institución y les ha instado a "centrarse en sus cuestiones judiciales". Por su parte, desde el PSPV, el portavoz Miquel Ull, ha tildado de "bochornosas" y "vergonzosas" las declaraciones grabadas por la policía.

Además, el Partido Popular también ha rechazado la moción de UPyD para crear una comisión de investigación que analice el alcance de las declaraciones del concejal 'popular' Juan Zaragoza, a una emisora local, en las que habló de informaciones que puso en conocimiento de la Fiscalía Anticorrupción sobre la Concejalía de Atención Urbana. El propio Zaragoza ha señalado que las comisiones no sirven.

Protestas y desalojo

Por otro lado, la alcaldesa, Sonia Castedo, ha ordenado suspender el pleno y desalojar al público asistente al inicio de la moción de EU para modificar el reglamento para que se reconozca a las mujeres víctimas de violencia de género en el inicio de cada sesión plenaria con un minuto de silencio.

Durante el debate de esta cuestión, el edil de UPyD ha instado a reconocer también "a los 3.000 hombres que el año pasado sufrieron violencia de género", lo que ha provocado las protestas del público asistente y ha llevado a la orden de desalojo de la alcaldesa Sonia Castedo.

Finalmente, el pleon ha aprobado la moción de EU y a partir del mes que viene antes del inicio de cada pleno se leerá el nombre de las personas asesinadas en casos de violencia de género y se guardará un minuto de silencio.

Por último, el pleno ha rechazado una moción de EU en la que se pedía que la ciudad fuera declarada "antitaurina" y prohibir en su término municipal "cualquier espectáculo de corridas de toros. La formación de izquierdas solicitaba la celebración de un referéndum al respecto.

Consulta aquí más noticias de Alicante.