Los Ruiz-Mateos llevaron 6,4 millones a una cuenta en Suiza

  • Javier y Álvaro han sido condenados a 2,9 años de prisión y a pagar 1,8 millones.
  • Las seis cuentas están en el banco Dresdner de Ginebra.
  • Los Ruiz Mateos hicieron todo tipo de maniobras para estafar a Hacienda.
Álvaro Ruiz-Mateos.
Álvaro Ruiz-Mateos.
EFE

Los hermanos Javier y Álvaro Ruiz-Mateos están detrás de la transferencia de 6.471.343 euros que se hizo el 26 de febrero de 2003 desde una cuenta de una sociedad de Nueva Rumasa a la cuenta corriente del Dresdner Bank, y cuyo beneficiario está domiciliado en el paraíso fiscal de Belice.

Los fondos proceden de la venta de un hotel en Peñíscola, propiedad de la sociedad Estofer Patrimonial, integrada en Nueva Rumasa, y supusieron un alzamiento de bienes en una operación en la que además no se pagó el IVA correspondiente.

Por esta operación, el juzgado de Granada dictó el 13 de julio de 2013 una sentencia por la que condenaba a 2,9 años de prisión a Álvaro y Javier Ruiz-Mateos por un delito contra la Hacienda Pública (1,6 años) y otro de alzamiento de bienes (1,3 años), y a una multa de 1,8 millones por el impago del IVA en la venta de un hotel, cuyo importe se desvió a una cuenta suiza.

El 23 de mayo la Audiencia Provincial de Granada desestimó los recursos de apelación de los hermanos Javier y Álvaro Ruiz Mateos, entre otros imputados, confirmó íntegramente la sentencia y comunicó a las partes que es firme y que contra la misma que no cabe recursos, según la sentencia.

La transferencia de fondos realizada por los Ruiz-Mateos a Suiza cobra ahora más actualidad tras conocerse que las seis cuentas del banco Dresdner de Suiza que investiga el juez del caso Gürtel, Pablo Ruz, con la sospecha de que pertenecieran a un político español, son de la familia Ruiz-Mateos, según afirmó la Televisión Pública Suiza (RTS) en su web citando al fiscal de Ginebra Jean-Bernard Schmid.

El magistrado de Juzgado de lo Penal número 1 de Granada apuntaba en la sentencia que los dos hermanos Ruiz-Mateos son, de todos los que administraban la sociedad Estofer, los únicos que "asoman en la trama de la venta de los inmuebles y la actividad hotelera".

Nula credibilidad

Por ello, afirma que resulta poco creíble, tal y como alegaban, que "no sepan que se vendió, ni por tanto de las obligaciones fiscales que surgieron a raíz de la venta".

En este sentido, el magistrado señala que en este caso, como en cualquier actuación delictiva, se había elaborado y articulado con una técnica muy usada en el ámbito de la gestión de entidades y adoptada a nivel general por la delincuencia organizada.

Consiste en que sean personas de segundo nivel los que vayan ejecutando las iniciativas que llevan a la consumación del hecho delictivo.

La sociedad Estofer Patrimonial, vinculada al conglomerado empresarial Nueva Rumasa, vendió en 2003 un hotel en Peñíscola a la firma Hotel Tres Coronas por 8,71 millones y recibió de la sociedad compradora el importe correspondiente al IVA de la operación (1,39 millones de euros) para que fuera ingresado en Hacienda.

En total, la cantidad abonada a la sociedad vinculada a Nueva Rumasa ascendió a más de 10,1 millones de euros. El magistrado indica que, una vez satisfechas las cargas fiscales que gravaban las fincas vendidas, el importe neto del beneficio obtenido por Estofer ascendía a 7,07 millones, de los que 1,39 millones debían haberse ingresado para el pago del IVA correspondiente.

Sin embargo, Estofer "nunca declaró dicho beneficio al fisco, ni presentó declaración-liquidación por dicho impuesto".

Además, entre el 14 y el 28 de febrero de 2003, se produjo la despatrimonialización de Estofer, de forma que su patrimonio de 7,52 millones pasó a ser poco más de 3 euros, y la Agencia Tributaria tuvo que declarar incobrable el crédito derivado del impago del IVA.

El 26 de febrero se consuma la total despatrimonialización de la sociedad, mediante la transferencia de 6,47 millones de una cuenta de Caja Granada a la sociedad Ramsie Services Corp, en una cuenta corriente en Suiza del Dresdner Bank-Ginebra a favor de la entidad Ramsie Services Group, residente en el paraíso fiscal de Belice.

Una orden de transferencia justificada como concepto de préstamo, aunque jamás se restituyó ni los intereses, ni el principal, según el texto.

En su fallo, el magistrado declara nulo el contrato de préstamo que permitió transferir 6,47 millones desde la cuenta de Estofer Patrimonial a Ramsie Services.

Declara también la nulidad de los negocios que hicieron posible transferir fondos desde la cuenta de Estofer a Comercial Loraine, Hacienda San Patricio y Comercial Garvey, al mismo tiempo que las requiere, junto a Nueva Rumasa, para que restituyan los fondos transferidos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento