En 2013 los nacimientos cayeron por quinto año consecutivo, con tan sólo 425.390 nuevos niños, un 6,4% menos que un año antes y un descenso que desde 2008 ya supera el 18%, lo que refleja el progresivo envejecimiento de la población.

Esta es la última radiografía demográfica de España que aporta la estadística Movimiento Natural de la Población e Indicadores Demográficos, difundida este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), según la cual la población envejece y se reduce sin que se produzca el número de nacimientos necesarios para que tomen el relevo y sostengan el sistema.

El INE apunta que este descenso en los nacimientos tiene su origen en una menor fecundidad, puesto que el número de hijos por mujer ha caído desde 1,32 en 2012 a 1,26 en 2013 (una cifra similar al año 2002, cuando era el número era de 1,25). Además, la bajada también está relacionada con la progresiva reducción del número de mujeres en edad fértil. Por Comunidades Autónomas, el número de nacimientos se redujo en todas y los mayores descensos se dieron en Asturias (12,5%), Navarra (9,9%) y La Rioja (8,9%).

El descenso de los nacimientos, el menor número de hijos por mujer, el aumento de la edad media a la que éstas tienen su primer hijo y el menor número de mujeres en edad fértil, definen la situación y dan una amplia visión de cuál puede ser el futuro demográfico del país.

"Si en el pasado la gente vivía poco tiempo y había urgencia por casarse y tener muchos hijos, ahora en los hijos se invierte muchísimo", explica a 20minutos Julio Pérez, demógrafo del CSIC. "Un niño actual vive tres veces lo que uno de 1900 y eso no es gratis: requiere más tiempo, más recursos, mejor alimentación y educación, de todo. Por eso la maternidad es una decisión que se supedita a las condiciones que uno quiere. A nadie le extraña en una situación como la actual que por mucho que se llame a la natalidad, esté descendiendo", agrega.

Máximo en la edad media de maternidad

La edad media de las mujeres que son madres alcanzó en 2013 un nuevo máximo histórico: 32,2 años, frente a los 31,6 de 2012. Esta cifra se incrementó a partir de 2008, cuando la edad media era de 30,8 años, y progresivamente ha ido aumentando hasta 2013.

Entre las españolas, la edad media ha llegado también a su punto máximo: 32,7 años, frente a los 32,2 de 2012. La edad media de las madres extranjeras es menor, de 29,7 años en 2013, aunque también ha subido respecto a 2012 y 2011, cuando se había mantenido estable en 28,9 años.

"La natalidad tiene distintos componentes: aquí se da que hay gente que tiene menos hijos, hay menos inmigración y personas que por la coyuntura retrasan su maternidad. La edad media de la maternidad está subiendo. El número de hijos está muy autorregulado en función de la coyuntura", asegura el demógrafo del CSIC.

"Ésta no es una buena coyuntura, pero no solo por la crisis", añade Pérez. "España no es un Estado muy social en los temas de fecundidad. No sé si por razones ideológicas aquí ha sido poco chic hablar de apoyos a las familias, se pensaba que era algo propio de la derecha. Y cuando ha gobernado la derecha ha primado la retórica a las prácticas efectivas. El apoyo colectivo a la familia es muy débil en este país. Las ayudas son una octogésima parte de las que se reciben en Alemania, eso sin compararlas a los países nórdicos, que sería sangrante", dice este experto.

Descenso de la fecundidad, también en extranjeras

La esperanza de vida en 2013 aumentó en 0,6 años hasta situarse en 82,8 años En paralelo, los datos reflejan que también sigue cayendo desde 2009 el número de mujeres en edad fértil, que en 2013 fueron 11,20 millones frente a las 11,36 millones de mujeres que lo eran en 2012.

Este descenso de la fecundidad (que viene ocurriendo a partir de 2008) se ha producido no sólo en mujeres españolas, sino también en extranjeras. De este modo, si en 2012 el número medio de hijos por mujer entre las españolas era de 1,27, esta cifra cayó hasta el 1,21 en 2013. En 2012, las mujeres extranjeras tenían una media de 1,56 hijos, mientras que en 2013 este dato se redujo hasta 1,50.

De hecho, según explica el INE, el número de mujeres entre 15 y 49 años comenzó a reducirse en 2009 debido a que llegan a ese rango de edades generaciones menos numerosas, nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y primera mitad de los 90.

Además, el aporte que la inmigración exterior ha estado haciendo a la natalidad durante el periodo de expansión económica se ha reducido en estos últimos años como consecuencia de la crisis económica que les ha obligado a retornar a sus países de origen, o a reducir el número de hijos.

"No es muy dramático el descenso", señala el demógrafo Julio Pérez. "Es que veníamos de una natalidad alta que tenía que ver con una inmigración en edad laboral y joven. Eso hizo que aumentara. Llegamos a tener flujos migratorios que ni EE UU o Argentina, países con mucha inmigración, superan en ningún momento", indica.

"Claro está que ahora son menos las extranjeras. Primero han dejado de llegar con la intensidad con la que llegaban y además hay una emigración de retorno o a otros lugares con mejores ocasiones laborales", remarca este experto en demografía.

Nelson Restrepo, presidente de la Federación Estatal de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados (FERINE), ha apuntado a 20minutos que el hecho de que las mujeres extranjeras tengan menos hijos guarda una "relación directa con las misma crisis, interpretada en clave socioeconómica. La crisis a afectado a los inmigrantes, muchos están en paro o con trabajos muy precarios, y eso influye también en el futuro de la familia. Perder el trabajo puede significar perder el permiso de residencia, la tarjeta sanitaria, la vivienda... Es una sucesión concatenada de hechos".

Bajan las defunciones

Por otra parte, el informe destaca que el número de defunciones ha sido de 389.699 personas y también ha bajado, en este caso en un 3,3%, con respecto a 2012. Las defunciones bajaron en todas las Comunidades Autónomas y sólo aumentó en la ciudad autónoma de Ceuta.

Además, señala que la tasa de mortalidad infantil descendió hasta las 2,8 defunciones por cada mil nacidos. El INE indica que es la primera vez desde que se dispone de datos que se sitúan por debajo del tres por mil.

En cuanto a la esperanza de vida, en 2013 aumentó respecto al año anterior en 0,6 años hasta situarse en 82,8 años. Por sexos, en los hombres se situó en los 80,0 años (aumentó 0,7 años), mientras que en las mujeres alcanzó los 85,6 (subió 0,6 años). El INE también señala que de acuerdo a las

Así, los últimos datos no son nada halagüeños y muestran que el crecimiento vegetativo de la población, es decir, la diferencia entre los nacimientos y las muertes, se redujo un 30,7% en 2013 hasta situarse en 36.181 personas, el saldo más bajo registrado desde al año 2000.

Menos bodas y a edad más avanzada

Los datos del INE también reflejan que cada vez son menos los que se casan y más mayores. En 2013 contrajeron matrimonio 155.098 parejas, un 8% menos que en 2012, lo que reduce la tasa bruta de nupcialidad a 3,3 matrimonios por mil habitantes, mientras que la media se situó en 37,3 años para los hombres y 34,1 para las mujeres.

En el 18,1% de los matrimonios celebrados con cónyuges de distinto sexo, al menos uno de ellos era extranjero. Del total de matrimonios registrados, un 2% (3.102) correspondieron a parejas del mismo sexo.