"¿Es la presencia de niños en un hogar un elemento de vulnerabilidad, de riesgo de pobreza?", se preguntan los autores del último informe de Unicef sobre la pobreza infantil en España, tras constatar que todas las estadísticas demuestran que el riesgo de pobreza es mayor en los hogares con niños.

El estudio 'La infancia en España 2014' —que se presenta este martes en Madrid— destaca el hecho de que el número de hogares con niños en los que todos los adultos están en paro ha aumentado un 190% en España desde 2007. Ese año eran 325.000, mientras que en 2013 ascencían ya a 943.000, según cifras del INE (ver gráfico).

La inversión pública en infancia actual está en valores inferiores a los de hace siete años

En el caso de los hogares con y sin niños la brecha de la tasa de riesgo de pobreza casi se ha triplicado, pasando de una diferencia de 3,2 puntos porcentuales a 11,5 entre 2004 y 2012.

El informe destaca también que la inversión pública en la infancia ha descendido a valores inferiores a los de hace siete años, a pesar de la importancia de las políticas públicas en la resolución de la pobreza infantil, que afecta en España al 26,7% de los menores de 16 años, siendo 6,3 puntos superior a la del conjunto de la población.

En concreto, la dotación presupuestaria ha caído en términos reales un 6,8% desde 2007 (de 40.139 a 37.396 millones de euros) y con respecto a 2010 la caída es aún mayor, de un 14,6%. Ese año el presupuesto para infancia fue de 43.766 millones.

El informe pone en tela de juicio que España destine tan solo el 1,4% del PIB a políticas de protección social mientra la media de los 28 países de la UE es del 2,2%. Además, España es el segundo país de la Unión Europea, tras Grecia, en el que menos capacidad tiene la intervención del Estado (mediante trasferencias sociales) para reducir la pobreza: sólo 6,9 puntos porcentuales, frente a países como Irlanda que llegan a reducirla hasta en 32 puntos.

Malnutrición infantil

Para Unicef resulta "necesario recobrar la apuesta comun por la infancia en nuestro país". La ONG apuesta por un pacto de estado por la infancia en España para de los hogares con niños y niñas a cargo dejen de soporten tasas de pobreza claramente superiores a la media y a los tipos de hogares en los que no hay niños. Y para rebajar la cifra de 2,3 millones de niños viviendo bajo el umbral de la pobreza, que para el INE implica tener unos ingresos inferiores a 17.040 euros en el caso de un hogar con dos adultos y dos niños.

Unicef recuerda que en los últimos años se acumulan los informes y estudios que revelan la dificil situación económica que atraviesa la infancia en España y alerta de las consecuencias directas, la "malnutrición" o "escasa calidad de la alimentación" de los menores y, a medio plazo, la reducción de la tasa de natalidad y el envejecimiento de la población.