Princesas plebeyas
Catalina de Cambridge, Mette-Marit y Mary Donaldson. ARCHIVO

La recién anunciada abdicación de don Juan Carlos hará que su sucesor, el príncipe Felipe, pase a ser el rey Felipe VI y, en consecuencia, Letizia Ortiz se convertirá en la primera reina plebeya de España, es decir, sin ascendencia real o aristocrática.

Letizia sigue así los pasos de la reina Máxima de Holanda, y se convertirá, tras ella, en la segunda reina plebeya de Europa del siglo XXI (existen dos precedentes en el siglo XX, Sonia de Noruega, que fue diseñadora de modam y Silvia de Suecia, que fue azafata). Otras muchas princesas herederas plebeyas están por tomar el relevo generacional en Europa: la princesa Mary de Dinamarca, la duquesa Catalina de Inglaterra y la princesa Mette Marit de Noruega, entre otras.

Una futura reina sin la popularidad esperada

Letizia Ortíz Rocasolano nació en Oviedo el 15 de septiembre de 1972, siendo la mayor de tres hermanas. Pronto siguió los pasos de su padre en el periodismo: se licenció en esta materia por la Universidad Complutense de Madrid y amplió sus estudios de Doctorado en México, donde trabajó en el diario Siglo 21.

El 1 de noviembre de 2003, se anunció el compromiso del príncipe Felipe con la hasta entonces presentadora de las noticias A su regreso trabajó en Bloomberg televisión y en el canal CNN+ hasta que en el año 2000 se incorporó a Televisión Española. Fue presentadora de Informe Semanal, de Telediario Matinal y de los especiales sobre el Euro, emitidos en los Telediarios de TVE. En 2001 fue galardonada con el premio "Larra", otorgado por la Asociación de la Prensa de Madrid al periodista menor de 30 años que más se distingue durante el año.

La sorpresa llegó el 1 de noviembre de 2003, cuando la Casa Real anunció el compromiso del príncipe Felipe con la hasta entonces conocida presentadora de las noticias. Su origen 'humilde' debería ser motivo de simpatía entre los ciudadanos, pero la actitud dominante y algo altiva de la periodista ha impedido que haya calado en los españoles de a pie.

Plebeyas en el trono

Máxima de Holanda: El pasado 30 de abril, Beatriz de Orange cerró un ciclo de 33 años de reinado y su hijo Guillermo Alejandro IV fue proclamado nuevo rey de los Países Bajos. Eso supuso también la coronación de su esposa, Máxima Zorreguieta, como reina de Holanda.

Máxima nació en Buenos Aires el 17 de mayo de 1971. Mientras aún realizaba sus estudios de economía, trabajó realizando investigaciones sobre software para mercados financieros y también como profesora de inglés y matemáticas. Una vez graduada, trabajó como agente de inversiones en Nueva York y Bruselas. Habla castellano, inglés, italiano y neerlandés.

En 1999, conoció a Guillermo Alejandro e inició con él una relación que no estuvo exenta de controversias, sobre todo debido a que su padre, Jorge Zorreguieta, fue miembro del régimen del dictador argentino Jorge Videla.

Máxima renunció a su nacionalidad argentina para casarse con el heredero a la corona.

Silvia de Suecia: La alemana Silvia Silvia Renate Sommerlath es la reina consorte de Suecia desde 1976, cuando se casó con Carlos XVI Gustavo. Estudió idiomas en Düsseldorf y se especializó en español. Trabajó en el consulado de Argentina en Múnich y, en 1972, trabajó como azafata e intérprete en los Juegos Olímpicos de Múnich, durante los cuales conoció al que sería su futuro esposo. Habla seis idiomas: sueco, alemán, portugués, inglés, español y francés.

La prensa sensacionlista a menudo la ha atacado recordando la afiliación nazi de su padre. Sin embargo, Silvia cuenta con una respetable popularidad dentro de la sociedad sueca.

Sonia de Noruega: Nacida en Oslo el 4 de julio de 1937, Sonja Haraldsen es la esposa del rey Harald V y reina consorte de Noruega. Estudió diseño de moda y, más tarde, también ciencias sociales, contabilidad, francés, inglés e historia del arte. Conoció al príncipe heredero en 1959 y no tardó en iniciar con él una relación que se mantuvo en secreto durante algún tiempo debido al origen plebeyo de la joven.

Cuando se hizo público el compromiso, el príncipe dijo que renunciaría a sus derechos al trono si no se autorizaba su boda. En 1968, el rey Olaf anunció su consentimiento para el enlace, situación que desató en Noruega un intenso debate sobre el futuro de la monarquía.

María Teresa de Luxemburgo: El caso de Luxemburgo es algo diferente, ya que no se trata de una monarquía sino de un ducado. Aun así, el papel homólogo al de las reinas europeas lo ostenta también una plebeya, María Teresa Mestre Batista, gran duquesa consorte de Luxemburgo.

Nació en La Habana (Cuba) en 1956, dentro de una familia de la alta sociedad cubana. Al estallar la revolución de 1959, su familia se instaló en Nueva York, donde comenzó sus estudios. En 1980, se licenció en Ciencias Políticas en la Universidad de Ginebra, donde conoció a Enrique de Luxemburgo, con quien se casó el 14 de febrero de 1981.

Charleene de Mónaco: Como en el caso de Luxemburgo, aquí no hay ni habrá reina, pero sí princesa. La ex-nadadora sudafricana Charlene Lynette Wittstock se convirtió en Princesa de Mónaco tras convertirse al catolicismo (era protestante) y casarse con el príncipe Alberto, al que conoció en un campeonato de natación realizado en el Principado.

Hija de un ejecutivo de ventas y de una profesora de natción, Charlenne heredó la pasión de su madre. Obtuvo varios títulos durante su carrera, en la que han destacado momentos como su participación en los Juegos Olímpicos de Sidney, donde quedó quinta como miembro del equipo de Sudáfrica en relevos de 4×100 metros estilos y su sexta posición en el Campeonato Mundial de Natación en Piscina Corta de 2002 en los 200 metros espalda.

Las que reinarán

Catalina de Cambridge: Kate Middleton, nacida en Berkshire el 9 de enero de 1982, es hija de un piloto y una azafata de vuelo. Mujer culta y con inquietudes, estudió Historia del Arte en la Universidad de Saint Andrews, en Escocia, donde conoció al principe Guillermo en el año 2001.

En cuanto se les comenzó a ver juntos, Kate comenzó a ser acosada por los paparazzi. En 2007, en el momento de mayor presión mediática, la pareja vivió una breve ruptura. A finales de ese mismo año, abandonó su trabajo en una cadena de tiendas de ropa, un puesto que había asumido en 2006 a raíz de las presiones de Guillermo, quien no quería que su novia fuese vista como la mujer de un jugador de fútbol, dedicada a ir de compras todo el día. Este hecho aumentó los rumores sobre un próximo compromiso.

El compromiso se anunció el 16 de noviembre de 2010. La boda real se celebró el día 29 de abril de 2011 en la Abadía de Westminster. Ese día se convirtió en duquesa de Cambridge y futura reina de Inglaterra cuando Guillermo, segundo en la línea de sucesión tras su padre, el príncipe Carlos, suba al trono. Si Carlos llega a reinar, algo que cada vez parece más improbable, el título de reina recaería en Camilla Parker Bowles, otra dama sin sangre azul en las venas.

Mary Donaldson: Mary Elizabeth Donaldson, nacida en Tasmania (Australia) el 5 de febrero de 1972, se convirtió en la princesa heredera de Dinamarca en 2004 al casarse con el príncipe heredero Federico.

Durante toda su vida de estudiante demostró ser una mujer activa y con inquietudes. Destacaba en ciencias y en matemáticas y le apasionaban la música y el deporte: estudió piano, tocaba clarinete, también la flauta, fue capitana de un equipo femenino de hockey, jugó en un equipo de baloncesto, también hizo natación y se interesó por las disciplinas ecuestres.

En 1994 se licenció en Derecho. Posteriormente también estudió publicidad y marketing, área en la que desarrolló su actividad profesional. Conoció al Príncipe Federico en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, donde había acudido con unos amigos. Tienen cuatro hijos, dos varones y dos niñas.

Mette-Marit: Hija de un periodista y una empleada de banca, es futura reina de Noruega desde que contrajo matrimonio en 2001 con el príncipe heredero Haakon Magnus, al que conoció a finales de los 90 en el festival de rock Festival Quart. La controversia no se hizo esperar pues ella venía de una familia plebeya, era madre soltera y optó por vivir junto al príncipe en unión libre.

Durante sus estudios, destacó en varias disciplinas deportivas: tiene conocimientos de navegación y era buena en voleibol. Tras su enlace con Haakon, la joven siguió estudiando. A día de hoy, Mette-Marit ya ha estudiado ingeniería, antropología social, periodismo, ética, historia de África y Oriente y dirección empresarial.

Aunque desde su matrimonio, Mette-Marit ha tenido una conducta ejemplar, la prensa amarilla no ha dudado en tomarla como blanco varias veces, sobre todo por los constantes escándalos protagonizados por su padre.