España supera un 25% los límites para un uso sostenible de estos recursos, y las extracciones de agua deberían reducirse en 10.000 hectómetros cúbicos.