Operación Emperador
El comisario del Aeropuerto de Barajas, Carlos Salamanca, tras declarar hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moren. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El comisario jefe de la Brigada de Extranjería de Madrid, Ángel Luis Olmedo, ha explicado este miércoles al juez Ismael Moreno que la relación que mantenía con miembros de la red de Gao Ping era para obtener información de gran valor en operaciones policiales y ha negado haber recibido regalos a cambio de favores.

También han negado haber recibido obsequios de miembros de la mafia china, el comisario del aeropuerto de Barajas, Carlos Salamanca, que solo ha reconocido una relación de amistad con un miembro de la red de Gao Ping, y el inspector Federico Sánchez de Frutos, que fue jefe en la Brigada de Extranjería de Madrid y que se ha defendido señalando que desde hace años no está en la Policía, han informado fuentes jurídicas.

Ha reconocido que estuvo con él en una ocasión en el palco del Bernabéu, pero que fue en "acto de servicio"Con estos argumentos, tanto Olmedo como Salamanca han justificado la relación que mantenían con Yongping Wu Liu, imputado en esta causa tras la desarticulación de la red de Gao Ping en la operación Emperador, según indican los informes de la Fiscalía Anticorrupción y de Asuntos Internos de la Policía que han dado pie a sus imputaciones.

Olmedo ha aclarado en todo momento que este ciudadano chino no podía ser calificado de confidente, puesto que trabajaba como empresario, pero que sí había colaborado con la Policía aportando algún tipo de información. Ha reconocido además que estuvo con él en una ocasión en el palco del Bernabéu, pero que fue en "acto de servicio".

Sin embargo, según Asuntos Internos, la relación entre Olmedo y Wu Liu era "fluida" y "basada fundamentalmente en un interés mutuo" de verse el segundo favorecido por el cargo del primero y recibir el policía a cambio "entradas al fútbol, un jamón o un bolso para su mujer". Olmedo también ha llegado a reconocer que en una ocasión una persona relacionada con la red de Gao Ping le ofreció un jamón, pero ha precisado que lo rechazó.

Amistad con Wu Liu

Este comisario ha sostenido que los contactos con miembros de la comunidad china eran en aras de la eficiencia policial y como ejemplo de ello ha destacado que gracias a ello, en los últimos años, se ha detenido a 357 ciudadanos chinos, se han desarticulado a 19 grupos organizados y han sido liberadas 47 mujeres, lo que ha calificado de récord.

Sobre Wu Liu, el comisario del aeropuerto de Barajas, Carlos Salamanca, ha defendido que su relación con él era puramente de amistad.

Los contactos con miembros de la comunidad china eran en aras de la eficiencia policialHa relatado que le conoció hace muchos años en una comida en el restaurante Frontón y no ha negado, tal y como refleja alguna de las conversaciones que le han sido intervenidas, haberle comprado teléfonos móviles porque se los conseguía a buen precio.

En cuanto a las acusaciones de que había consultado las bases de datos para obtener información de ciudadanos chinos, Salamanca se ha defendido señalando que eso forma parte de su trabajo y que solo el año pasado llegó a consultarlas hasta 100.000 veces.

Según los informes, Wu Liu pidió en numerosas ocasiones a los nueve policías imputados gestiones relacionadas con el trámite de tarjetas de residencia, denuncias, utilización de bases de datos, consultas policiales, documentación y trámites de extranjeros.

A cambio de esos favores, y según reflejan conversaciones telefónicas recogidas en estos informes, el 31 de diciembre de 2011, Wu Liu obsequió con un jamón a algunos de estos policías, entre ellos a Salamanca y a Olmedo.

"Conexión con el mundo policial"

Sobre el comisario Salamanca, el informe de Asuntos Internos detalla además cómo recurrió en varias ocasiones a Wu Liu, que tenía relación con algún tipo de empresa de telefonía móvil, para conseguir teléfonos de última generación a buen precio.

Sánchez de Frutos es, según un informe, el "más íntimamente ligado" a Gao PingEn una ocasión además, según el informe policial, Wu Liu le regaló a Salamanca un móvil para su hijo por su cumpleaños y tras entregárselo su padre, el joven le llamó personalmente para agradecerle el obsequio. Asuntos Internos cree que Salamanca introdujo en su círculo de amigos a Wu Liu para que hicieran negocios con ellos.

Sánchez de Frutos, el tercer agente que ha comparecido ante Moreno y que ha negado las acusaciones alegando que está fuera de la Policía desde años, es, según ese informe policial, el "más íntimamente ligado" al supuesto líder de la trama, Gao Ping, y su "principal conexión con el mundo policial".

El abogado defensor de Gao Ping, Jaime Sánz de Bremond, ha defendido en declaraciones a los periodistas la inocencia de estos policías y en el caso de Sánchez Frutos ha explicado que la relación con su cliente proviene de que los hijos de ambos van al mismo colegio.

A su juicio, las acusaciones de la Fiscalía Anticorrupción no se sostienen y confía en que el juez les retire la imputación, aunque ha lamentado que el daño a la reputación de estos policías es ya "irreparable"