El rey Juan Carlos visita Omán
El rey Juan Carlos I conversa con el el príncipe Haitham Tariq al Said (dcha), ministro de Patrimonio y Cultural, a su llegada al Aeropuerto de Mascate, Omán. El Rey Juan Carlos viaja con el objetivo de impulsar a las empresas españolas en las oportunidades de negocio en sectores como el de la energía, infraestructuras, turismo, agricultura y pesca. EFE

Los españoles vuelven a suspender a la monarquía. El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas de abril, publicado este martes, refleja que la confianza en esta institución por parte de los españoles se ha recuperado cuatro centésimas respecto al año pasado, pero sigue sin llegar al aprobado y se queda en el 3,72.

Las únicas instituciones que aprueban son las Fuerzas Armadas, la Policía y la Guardia Civil Las únicas instituciones que aprueban son las Fuerzas Armadas (5,29), la Policía (5,70) y la Guardia Civil (5,78), mientras que los medios de comunicación (4,51) y el Defensor del Pueblo (3,87) suspenden con notas ligeramente superiores a la de la monarquía. A pesar de su mal resultado, la casa real está mejor valorada que otros organismos como los sindicatos (2,51), los partidos políticos (1,89), la Iglesia católica (3,39), el Parlamento (2,63) o el Gobierno (2,45).

La última vez que el CIS preguntó por la monarquía fue en abril de 2013 cuando obtuvo un 3,68, la peor nota de su historia. Esta encuesta se hizo poco después de la primera imputación de la infanta Cristina y con el 'caso Nóos' llenando las portadas de los diarios y abriendo los telediarios. En aquella ocasión, además, los españoles situaron a la monarquía entre los problemas que más les preocupaban por primera vez desde que se realizan estas encuestas.

Este dato de 2013 hundía todavía más la valoración de la casa real, que había obtenido su primer suspenso en octubre de 2011, con un 4,89. Después de ese tropiezo, el CIS tardó un año y medio en volver a preguntar a los españoles sobre la monarquía.

Tradicionalmente bien valorada

Hasta 2004, la monarquía ocupó tradicionalmente el primer puesto como institución que más confianza ofrecía a los españoles que le daban un 7,4 en 1995; un 6,6 en 1996 y un 6,72 en 1998, hasta que fue adelantada por décimas por las fuerzas de seguridad y el Defensor del Pueblo.

Ya en 2006, la casa real tenía que conformarse con el aprobado raspado, con un 5,19. La monarquía se mantuvo en cifras similares en los siguientes barómetros, con un 5,58 en 2008 y con un 5,36 en 2010, pero la presunta implicación de los duques de Palma en casos de corrupción y los diferentes escándalos que han afectado a la familia del rey, como su cacería de elefantes en Botswana, han ido recortándole puntos en las encuestas.

Habrá que esperar hasta el sondeo del CIS de 2015 para saber si esas cuatro décimas que mejora la monarquía son el inicio de una recuperación o si se estanca en el suspenso, aunque desde Zarzuela aseguran que sus encuestas internas anuncian una remontada, según recoge El País.