Domínguez (i), Alcaraz (c) y Manjón (d). (Efe/ Jorge París / Efe)
Domínguez (i), Alcaraz (c) y Manjón (d). (Efe/ Jorge París / Efe) Efe/ Jorge París / Efe

La teoría de la conspiración, que pone en tela de juicio la investigación oficial sobre el 11-M, aparece sin avisar en todos los rincones y estamentos de este país.

Si el miércoles por la mañana fueron los políticos del PP —concretamente Jaime Ignacio del Burgo— quienes se mantuvieron firmes en las tesis conspiratorias —contradiciendo incluso a su presidente, Mariano Rajoy, quien pidió a los miembros de su partido prudencia y respeto extremo mientras dure el juicio—, por la tarde llegó el turno de las asociaciones de víctimas.

Sentido homenaje...

La solemnidad del acto duró lo que la intervención de la presidenta de la asociación de vecinos

Lo que en un principio debía ser un sentido homenaje de los vecinos del vallecano barrio de Santa Eugenia —con monumento incluido— a los afectados por el atentado más sangriento de la historia de España, se convirtió en una verdadera batalla dialéctica entre los colectivos de víctimas.

De hecho, la solemnidad del acto duró exactamente el tiempo que se mantuvo en el estrado la presidenta de la asociación de vecinos, Marisa García, quien agradeció la colocación del monumento y el drama que supuso para Santa Eugenia la masacre terrorista.

Pro conspiración

En cuanto García dejó el turno de palabra a la presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, María Ángeles Domínguez —partidaria de la teoría conspirativa—, la solemnidad dejó su lugar a la duda. Y de ahí al enfrentamiento no iba ni un paso.

"Reivindicamos nuestro derecho a saber la verdad, ponerle cara a los asesinos", exigió Domínguez mientras, de fondo —y según cuenta El País— sólo se escuchaba un tren de mercancías.   

Gabriel Moris, vicepresidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) —que preside Francisco José Alcaraz—, dio una vuelta más de tuerca cuando mezcló 11-M y proceso de paz en el País Vasco. "La memoria conlleva el conocimiento de la verdad y eso conlleva la aplicación de la justicia sobre los responsables. Sólo así encontraremos la tan cacareada paz", manifestó Moris —según recoge El País—.

"Irak y Aznar"

A mi hijo lo mató la implicación en la guerra de Irak y Aznar

Ante la ausencia de los dirigentes de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo —presidida por Pilar Manjón—, la socia Isabel Casanova hizo de portavoz: "La verdad ya la sabemos. A mi hijo lo mató la implicación en la guerra de Irak y un presidente del Gobierno que se llamaba José María Aznar", afirmó en medio de una ovación contrarrestada con algún grito puntual de "fuera, fuera".

Según cuenta el diario El País, cuando acabó el acto a las 8 de la tarde el comentario generalizado de los  asistentes era casi unánime: "Aprovechan cualquier ocasión para colar sus historias".

Sigue los juicios del 11-M en el especial 20minutos.es