Imagen de las pinturas rupestres del Abrigo Remacha
Imagen de las pinturas rupestres del Abrigo Remacha UNED

Investigadores de la UNED han descubierto que el color azulado de una pintura del Abrigo Remacha, en las Hoces del Río Duratón (Segovia), escondía un mineral que nunca se había utilizado con fines pictóricos en la prehistoria: la paracoquimbita. Los científicos han hallado también otros componentes más habituales como el hematites, responsable del color rojo.

Las Hoces del Río Duratón albergan más de treinta abrigos rocosos que los pobladores prehistóricos empleaban como murales donde plasmar sus pinturas hace unos 4.000 años.

Uno de ellos es el Abrigo Remacha, con 182 pequeñas imágenes que representan figuras humanas, animales y símbolos abstractos de forma esquemática.

Para hallar este nuevo mineral, los científicos de la UNED analizaron seis micromuestras de las pinturas.

"Hemos encontrado un pigmento de color azulado que contenía carbón amorfo y un sulfato de hierro nonahidratado, llamado paracoquimbita", ha explicado una de las autoras del hallazgo, Mercedes Iriarte, quien ha señalado que "este mineral pulverizado no se había detectado hasta ahora como parte de la receta pictórica en pintura rupestre".