Los "ojos hambrientos" de un fotógrafo de fotógrafos

  • Editan por primera vez en versión digital el mítico libro "Los ojos hambrientos de Penélope" del alemán Abe Frajndlich.
  • Durante treinta años retrató a los grandes fotógrafos del último medio siglo con un estilo sutil y humorístico, poniendo de relieve los ojos y la mirada.
  • En la obra aparecen un centenar de figuras de primera fila: Bill Brandt, Duane Michals, Andreas Feininger, Lillian Bassman, Imogen Cunningham, Robert Frank...
Imogen Cunningham colocó ante sus ojos unas tijeras de podar cuando fue retratada por Frajndlich
Imogen Cunningham colocó ante sus ojos unas tijeras de podar cuando fue retratada por Frajndlich
© Abe Frajndlich - Courtesy MAPP

Todo empezó en 1988, cuando la revista Life encargó al alemán Abe Frajndlich (1946) una serie de retratos de grandes damas de la fotografía del siglo XX. Una vez entregado el trabajo, la sensación que asaltó al autor fue la de haber dejado incompleta la labor y dedicó los siguientes 30 años a redondearla. El resultado, el libro Penelope's Hungry Eyes (Los ojos hambrientos de Penélope), un vademeco de retratos de los grandes fotógrafos del último medio siglo, se convirtió en un clásico.

La obra de Frajndlich, que se publica ahora por primera vez como libro digital [MAPP Editions, disponible en versión para iPad a un precio de 9,9 dólares], es el resultado de un trabajo de tenacidad y paciencia, una verdadera saga durante la cual el autor logró que entrasen en el juego de dejarse retratar prácticamente todas las grandes figuras vivas de la fotografía contemporánea, desde Bill Brandt a Cindy Sherman, pasando por Duane Michals, Andreas Feininger, Lillian Bassman, Imogen Cunningham, Robert Frank, Robert Doisneau, Elliott Erwitt y un poblado etcétera —la nómina completa alcanza el centenar—.

Referencia homérica

Licenciado en Literatura, Frajndlich no pudo evitar dar un referencia homérica a su paciente viaje en busca de los grandes de la fotografía. El título del libro es un referencia a los "ojos hambrientos" de Penélope, la esposa de Ulises, para cuidarse de los pretendientes que la acosas mientras ella espera el retorno del marido embarcado en la Odisea.

Tras muchas solicitudes y no menos insistencia —algunos de los fotógrafos son muy celosos de su propia imagen quizá porque trabajan condensando la de los demás—, el alemán logró reunir en un mismo volumen una colección de retratos que va de los clásicos como Ansel Adams o André Kertész hasta profesionales en activo como Annie Leibovitz o Thomas Struth.

Un ropaje envolvente sobre la mirada

El juego de Frajndlich de sacar a los fotógrafos más famosos del mundo de detrás de sus cámaras y colocarlos frente a una ajena fue realizado con habilidad, sutileza y sentido del humor. Para cada retrato —algunos en blanco y negro y otros en color—, el alemán concibió una especie de "instalación individual" de baja intensidad —nunca parece un decorado construido de manera forzada, sino un ropaje envolvente— siempre centrada en el órgano expresivo primordial de cada fotógrafo, los ojos de los cuales parte la mirada personal de cada uno, un carácter tan primordial como la voz para los cantantes.

Algunos de los fotógrafos decidieron rehuir el encuentro directo cerrando los ojos (Sherman), usando máscara (Michals)s o dando la espalda al objetivo invasor (Leibovitz). Otros optaron por el reflejo en vasos, espejos o lupas, como Brandt, que amplía su ojo con un cristal de aumento o Josef Koudelka, que se muestra a través de una pieza de metal cóncava. Algunos decidieron enfatizar la vulnerabilidad de los ojos, colocando ante ellos tijeras (Cunningham), cámaras (Bassman) o relojes (Feininger). No todos accedieron al cambio de perspectiva intentado eludir su presencia u ocultarla. Doisneau, Berenice Abbott y Gordon Parks miran directamente a cámara y se enfrentan con el retrato de manera intensa.

Relación enigmática con sus leyendas

El libro de Frajndlich  es una obra de referencia que se ha convertido en un quién es quién de la historia de la fotografía reciente. El autor ha enriquecidoel libro de una manera muy sutil, sin exagerar los encuentros y añadiendo un suave sentido del humor. Cada retrato es diferente y propone descubrir la relación enigmática entre los fotógrafos y sus leyendas. En la nueva edición electrónica del libro, cada pieza está acompañada por comentarios de audio en los que el autor habla de su relación con los modelos y de las circunstancias de cada una de las fotos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento