Polen en un jardín
Restos de polen esparcidos en un jardín urbano. LAURA GONZALEZ

La temporada más temida por los alérgicos ya está cerca. Este año, según alertan los expertos alergólogos, se avecina una primavera de elevado riesgo para las personas sensibles al polen. La Sociedad de Alergología prevé para esta temporada una concentración de granos superior a la que se registró el año pasado en Madrid, que ya fue uno de los más complicados de los últimos años. "El riesgo para los alérgicos será este año muy alto en el centro de la península, con especial incidencia en Madrid por las gramíneas y el plátano de sombra. Se esperan niveles de polen que multiplican por seis la cantidad mínima que ya comienza a provocar síntomas en esta población", advierte Francisco Feo, presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad de Alergología (Seaic).

Los peores efectos de las gramíneas se notarán en mayo, aunque ya en abril florecerán algunas plantas de su familiaEl polen de las gramíneas será el más problemático para los más de 650.000 alérgicos madrileños, según los expertos de Seaic. Esta primavera se espera una concentración de 5.800 granos de gramíneas por cada metro cúbico de aire en la región, una acumulación ligeramente superior a la registrada en 2013 (se llegó a 5.400 granos) y más del doble que la de 2012 (cuando se midieron 2.700 granos), según el recuento de la red de seguimiento de esta sociedad científica. Este tipo de granos proceden de los cereales y de las plantas silvestres o la maleza que crece en las cunetas de los caminos, en parques y en descampados, un tipo de vegetación muy común en Madrid.

El mayor riesgo de este año se debe, en primer lugar, a la abundancia de lluvias registradas entre los meses de octubre y marzo. La humedad ha provocado que la vegetación crezca más de lo habitual, tanto en jardines como en solares de la región. Con la inminente subida de temperaturas, esa capa vegetal comenzará a florecer, con lo que se iniciará el proceso de polinización. En el caso de las gramíneas, los peores efectos se notarán a partir de mayo a nivel general, aunque ya a principios de abril comenzarán a esparcir el polen algunas plantas de esta familia.

Las cupresáceas están teniendo una incidencia más débil

Otra de las plantas problemáticas en Madrid es el plátano de sombra, un árbol común en los alcorques de alineación de las calles de la capital y en los parques. En este caso, la polinización es más inminente: "A finales de marzo poliniza el plátano de forma explosiva, en pocos días alcanza niveles muy altos y es especialmente preocupante en grandes ciudades como Madrid", explica el doctor Feo. Actualmente, están en plena polinización las cupresáceas (sobre todo, los setos de jardín), aunque este año su incidencia sobre los alérgicos ha sido menor que lo habitual.

El olivo tiene menos incidencia en Madrid, aunque puede afectar en los días con viento del surMás adelante, en los meses más secos del año (de junio a octubre) se registrarán los picos de intensidad del polen procedente de las quenopodiáceas (habitual entre la maleza de áreas rurales). "La alergia provocada por estas plantas va al alza en Madrid, sobre todo en los meses de verano", cuentan los expertos. Muchos alérgicos también son especialmente sensibles al polen del olivo, pese a que este árbol es menos común en Madrid que en las regiones del sur y el oeste español. "De forma puntual, el olivo puede afectar a los madrileños en días de viento. Sus granos pueden desplazarse muchos cientos de kilómetros por el aire y en días con viento del sur puede llegar el polen procedente de Andalucía o Ciudad Real, aunque puntualmente", aclara Feo.

Los especialistas en alergología aconsejan acudir al médico al aparecer los primeros síntomas. Las señales que indican la incidencia de una alergia son los estornudos intensos, el lagrimeo y la mucosidad acuosa. "Es parecido a un catarro, pero con un picor intenso en los ojos", apunta el doctor Subiza, especialista en el tratamiento de alergias y asma. La hipersensibilidad al polen puede derivar en afecciones más graves, como asma, tos seca, opresión en el pecho y dificultades para respirar.

Decálogo de consejos para el alérgico

1. Parques: Limitar las estancias en parques, campos de cultivo o parajes con mucha vegetación. Son especialmente conflictivos los solares o descampados donde crece la maleza sin control.

2. Ejercicio: Evitar el ejercicio al aire libre durante los meses de mayo y junio, la época en la que más concentración de polen se prevé.

3. Gafas de sol: Proteger la conjuntiva de los ojos mediante gafas de sol y las vías respiratorias con mascarillas, sobre todo entre colectivos de riesgo, como asmáticos, mayores o niños con problemas respiratorios.

4. En el coche: Conducir con la ventanilla del vehículo totalmente subida para evitar la entrada de polen.

Hay que evitar pasear por parques, se deben cerrar las ventanas y acudir al médico ante los primeros síntomas5. Ventanas: Mantener cerradas las ventanas de casa entre las 5.00 y las 10.00 h. de la mañana y las 17.00 y las 22.00 h de la tarde, ya que son los tramos con mayor nivel de polen en el aire.

6. Información: Hay aplicaciones de móvil que indican la concentración de polen en tiempo real y avisan de las situaciones de riesgo mediante una alarma (Alergo Alarm o Polen Control son dos de ellas).

7. Ropa: Evitar tender las prendas de vestir en el exterior de las viviendas, para que no se impregnen de granos suspendidos en el aire.

8. Fármacos: El afectado debe llevar consigo los medicamentos aconsejados por el médico en todo momento. Los alergólogos recomiendan someterse a un tratamiento de inmunoterapia: con la administración progresiva de una vacuna se pueden llegar a eliminar los síntomas casi por completo.

9. Humidificadores de aire: Es aconsejable utilizar estos aparatos en la casa y la oficina para generar humedad, ya que los granos de polen se dispersan con más facilidad en un ambiente seco.

10. Acudir al médico: Ante el primer síntoma, se debe consultar a un profesional (normalmente comienza con picor en los ojos).

Consulta aquí más noticias de Madrid.