Goma 2 ECO en la mina Conchita (Telemadrid)
Fotografía tomada por la Guardia Civil en un polvorin de la mina Conchita que contenía Goma 2 Eco (Telemadrid) Telemadrid

Durante la comparecencia del procesado Raúl González Peláez, conocido como 'El Rulo', se ha puesto en evidencia que no había contro alguno sobre los explosivos de la mina Conchita.

'El Rulo' trabajaba como minero en dicha mina, y se le acusa de haber ayudado a Trashorras en la obtención de los explosivos.

Los explosivos sin control

A los mineros se les descontaba de su nómina el explosivo usado
En la sesión, en la que se ha mostrado vídeos e imágenes tomadas por la Guardia Civil, el procesado ha contado como las llaves de los polvorines se dejaban detrás de un árbol, al alcance de cualquiera.

En una de esas imágenes de los polvorines se han mostrado cajas de Goma 2 ECO.

Los mineros, según ha afirmado Raúl González, cogían los explosivos que les hacía falta para su trabajo, sin tomar registro alguno.

Al final de cada mes, dependiendo de los metros excavados, la empresa descontaba de la nómina los explosivos que le correspondían, pero sin llevar un control exhaustivo.

Una mina sin vigilancia

No había ninguna vigilancia, sólo tres perros atados en una caseta

"No había ninguna vigilancia, sólo tres perros atados en una caseta", ha declarado el procesado. En una de las imágenes proyectadas que fueron tomadas por la Guardia Civil, se ha podido ver como el acceso a la mina consistía tan solo en una simple barrera elevadiza.

El abogado del procesado, Endika Zulueta, ha leído un informe de la Guardia Civil de junio de 2004 en el que se señalaba que había grandes negligencias de seguridad en la mina Conchita, con explosivos de 1996 y 2002 al aire libre "siendo posible que cualquier persona, cazador, excursionista (...) pudiera acceder para su sustracción o uso ilegal de los explosivos".