Rusia niega haber dado un ultimátum para el desarme de los militares ucranianos en Crimea

Soldados armados sin identificar, presuntamente rusos, vigilan el territorio de una unidad militar ucraniana, en la localidad de Perevalnoyea, a las afueras de Simféropol, en la península ucraniana de Crimea.
Soldados armados sin identificar, presuntamente rusos, vigilan el territorio de una unidad militar ucraniana, en la localidad de Perevalnoyea, a las afueras de Simféropol, en la península ucraniana de Crimea.
EFE

La Flota rusa del Mar Negro negó este lunes que tenga planes de lanzarse al asalto de las unidades militares ucranianas en Crimea, y calificó de "tonterías" las informaciones acerca de un supuesto ultimátum para que se rindan. Así lo señaló un comandante de la flota rusa en Sebastopol, citado por la agencia Interfax, en respuesta a informaciones que circularon sobre que las fuerzas rusas habían dado un ultimátum a las ucranianas en la península hasta las 5.00 de la madrugada de este martes (las 4.00 hora peninsular española).

Antes de que Rusia desmintiera esta información, el nuevo presidente ucraniano, Alexandr Turchinov, había revelado que Moscú dio un ultimátum para la rendición de las fuerzas ucranianas en Crimea antes de las 5.00 horas del pasado domingo, y que finalmente no se produjo ningún ataque, según recoge el diario Kiev Post en su edición digital.

"No asaltaron las bases a las 5.00, pero la situación sigue siendo tensa allí", ha explicado Turchinov, sustituto del prorruso Viktor Yanukovich.

Rusia insiste en seguir en Crimea

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, afirmó este lunes en la ONU que las tropas rusas que actualmente están desplegadas en la provincia autónoma ucraniana de Crimea se mantendrán hasta que los derechos de la minoría rusa sean respetados.

"Los que han tomado el poder en Ucrania están imponiendo su victoria para atacar los derechos fundamentales de los rusos. Hay que defenderse de esta agresión", afirmó Lavrov en el segmento de alto nivel de la vigésimo quinta sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que comenzó este lunes en Ginebra.

El canciller ruso explicó que el Gobierno interino de Alexander Turchinov "quiere acabar con los derechos legítimos de la minoría rusa", algo que a su entender también secunda el Tribunal Supremo ucraniano.

Para Lavrov, los que gobiernan en Kiev son "radicales antidemocráticos" que han tomado el poder de forma ilegítima y por ello la Federación Rusa considera que tiene el deber de "defender" a los "hermanos rusos" residentes en Ucrania.

El ministro defendió la actuación de su gobierno y la decisión del Senado ruso de autorizar la intervención en Ucrania, y aseveró que esas decisiones son "legales y legítimas". El Senado de Rusia autorizó al presidente Vladimir Putin a emplear al Ejército para proteger a los ciudadanos y soldados rusos en Crimea.

Lavrov dijo que "todas las crisis internas deberían resolverse sin interferencias externas, a través del diálogo de todas las fuerzas políticas, grupos étnicos y religiosos, de acuerdo con las normas constitucionales". Y especificó que dicha interferencia extranjera puede aplicarse a las crisis en Siria y Ucrania.

Lavrov defendió lo establecido por la Carta de Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y destacó que "ningún país tiene el derecho exclusivo de crear unilateralmente normas de conducta que no se basen en esos tratados".

Crimea "no se entregará"

Por su parte, el primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, aseguró que la región autónoma de Crimea "no se entregará a nadie". En una conferencia de prensa en Kiev, Yatseniuk advirtió a las autoproclamadas autoridades prorrusas de Crimea de que serán responsables ante la ley ucraniana por sus acciones.

El jefe del Gobierno ucraniano señaló que no hay motivos para que Rusia actúe militarmente en la península de Crimea. "No ha habido, no hay, ni habrá motivos para el uso de la fuerza contra los ucranianos ni para el despliegue de un contingente militar ruso", afirmó Yatseniuk, quien asumió la jefatura del Gobierno la semana pasada, tras la caída del régimen de Víktor Yanukóvich.

Yatseniuk se refería a las alegaciones de Moscú acerca de que el nuevo poder ucraniano ha comenzado a aprobar leyes y medidas en contra de los derechos de los rusos étnicos en las regiones donde son mayoría, como es el caso de Crimea.

La guardia fronteriza ucraniana en Crimea afirmó este lunes que la presión de los militares rusos para que sus efectivos se pasen al Gobierno prorruso local se ha intensificado en las últimas horas, con el empleo de la fuerza física y métodos psicológicos. Los guardafronteras ucranianos siguen en sus puestos en el punto fronterizo "Krim" (Crimea), rodeado por un centenar de militares rusos, y en el aeropuerto de Simferópol, capital de la autonomía que se ha declarado en rebeldía contra las nuevas autoridades de Ucrania.

Despliegue ruso

Tropas rusas bloquean la sede de la Dirección regional de guardafronteras de los mares Negro y Azov, los destacamentos de Simferópol y Kerch, y los puestos de la guardia marítima de Kerch y Sebastopol, según las autoridades ucranianas.

También se han hecho con el control total del puerto de Kerch, conexión marítima entre Crimea y Rusia a través del estrecho de Kerch, según adelantaron medios locales ucranianos.

El nuevo presidente prorruso de Crimea, Serguéi Axiónov, al que no reconoce Kiev, se arrogó el sábado el mando sobre todos los soldados ucranianos destacados en la península y anunció este domingo la creación de la Marina de Guerra de esta república autónoma.

Reunión del Consejo de Seguridad de la ONU

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki moon, solicitó este lunes que la "independencia, la seguridad, y la integridad territorial" de Ucrania sean preservadas. Ban solicitó a las partes en conflicto que no lleven a cabo "ningún acto que eleve aún más la tensión en la zona y que se comprometan a un diálogo constructivo".

El responsable de la ONU se reunió con el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, al que trasladó su mensaje de que es esencial "rebajar la tensión" en la zona.

Tras esta reunión, el Consejo de Seguridad de la ONU ha anunciado que los quince miembros del máximo órgano de decisión de Naciones Unidas se reunirán a partir de las 15.30 horas —21.30 h GMT, las 22.30 en la España peninsular— para abordar la grave crisis política que atraviesa Ucrania.

En las reuniones del viernes y el sábado no se tomó ninguna decisión efectiva, tal como se esperaba, ya que Rusia —uno de los cinco miembros permanentes del Consejo, junto a EE UU, Reino Unido, Francia y China— cuenta con derecho a veto. Estos encuentros han servido, en cambio, para escenificar las divisiones entre la postura de Rusia y de Estados Unidos y sus aliados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento