Obama, ONU y OTAN exigen a Putin el repliegue y Ucrania dice que si interviene habrá guerra

Barack Obama dialoga por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, en una imagen difundida por la Casa Blanca.
Barack Obama dialoga por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, en una imagen difundida por la Casa Blanca.
WHITE HOUSE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió al presidente ruso, Vladimir Putin, que devuelva sus fuerzas a sus bases en Crimea y se abstenga de cualquier interferencia en otras partes de Ucrania, y le advirtió de las consecuencias que lo ocurrido tendrá para la posición internacional de Rusia.

Tras una conversación telefónica de hora y media entre ambos líderes, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que califica lo ocurrido en las últimas horas en Crimea como "una clara violación de la soberanía e integridad territorial de Ucrania por parte de Rusia".

La entrada de tropas rusas en territorio ucraniano "viola la ley internacional, incluidas las obligaciones de Rusia bajo la Carta de las Naciones Unidas y el acuerdo de 1997 con Ucrania sobre las bases militares" y es "inconsistente con el Memorando de Budapest de 1994 y el Acta Final de Helsinki", afirma el comunicado.

En su conversación, Obama deja claro que una violación continuada de la soberanía e integridad territorial de Ucrania "tendría un impacto negativo en la posición de Rusia dentro de la comunidad internacional".  En este sentido, el presidente estadounidense anuncia ya que EE UU suspenderá su participación en las reuniones preparatorias de la cumbre del G-8, programada para junio en la ciudad rusa de Sochi, y advierte de que "la violación rusa de la ley internacional conducirá a un mayor aislamiento político y económico" de ese país.

Obama expresa "su profunda preocupación" por los hechos de estas últimas horas. "Estados Unidos insta a Rusia a que alivie las tensiones retirando sus fuerzas a las bases (rusas) en Crimea y se abstenga de cualquier interferencia en otras partes de Ucrania".

"Reconocemos los lazos de Rusia con Ucrania"

"Hemos dicho constantemente que reconocemos los profundos lazos históricos y culturales de Rusia con Ucrania y la necesidad de proteger los derechos de la etnia rusa y las minorías dentro de Ucrania", continúa el comunicado.

El gobierno provisional de Kiev ha expresado, según recuerda Obama, su compromiso con el respeto de los derechos de todos los ucranianos y con sus obligaciones internacionales, y EE UU  "seguirá instándole a hacerlo".

"Si Rusia tiene preocupaciones acerca del tratamiento de las minorías en Ucrania, incluidos los rusos, la forma apropiada de atenderlas es pacíficamente mediante un diálogo directo con el Gobierno de Ucrania", le dijo Obama a Putin, según la nota.

Obama sugiere el envío de observadores internacionales auspiciados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas o la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, dos organismos de los que también forma parte Rusia.

El presidente estadounidense urge a comenzar inmediatamente un diálogo entre Moscú y Kiev, "con facilitadores internacionales" de manera apropiada. EE UU  se declara dispuesto a participar en él.

"El pueblo de Ucrania tiene derecho a determinar su propio futuro", subrayó igualmente Obama, según el comunicado, que reitera la disposición de Washington a cooperar con los aliados, el gobierno ucraniano y el Fondo Monetario Internacional para lograr la estabilidad financiera del país.

La Casa Blanca no mencionó las respuestas de Putin quien, según la cadena de televisión ABC, dijo a Obama que Rusia se reserva el derecho de proteger sus intereses si estalla la violencia en el este de Ucrania o en Crimea.

El jefe del Pentágono, Chuck Hagel, el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempsey, el director de la Agencia Central de Ingeligencia, John Brennan, y el director Nacional de Inteligencia, James Clapper, se reunieron por más de tres horas en la Casa Blanca para tratar la crisis ucraniana.

Kerry visitará Kiev

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, viajará a Kiev el martes, para expresar el apoyo estadounidense a las autoridades ucranianas ante la intervención militar rusa en Crimea, según anunció hoy el Departamento de Estado.

En la capital ucraniana, el jefe de la diplomacia estadounidense tiene previsto reunirse con representantes de alto nivel del nuevo gobierno provisional, líderes del parlamento y miembros de la sociedad civil.

Ya este domingo, el secretario de Estado John Kerry ha acusado este domingo a las autoridades rusas de perpetrar un "increíble acto de agresión" al desplazar sus tropas en Ucrania, al más puro estilo de "una nación decimonónica" que ha decidido "invadir otro país sin ningún pretexto", según declaró a la cadena CBS.

Además, Kerry advirtió de que Estados Unidos está manejando un amplio abanico de medidas de respuesta, desde la cancelación de visados hasta la congelación de activos, pasando por sanciones comerciales contra Moscú.

En la ONU

En el marco de las Naciones Unidas, Estados Unidos y el Reino Unido atacaron con dureza a Moscú por su intervención militar en territorio ucraniano y le exigieron dar marcha atrás, mientras que el embajador ruso defendió las medidas tomadas por el Kremlin y acusó a Occidente de estar detrás de la actual inestabilidad en Ucrania.

El encuentro, solicitado de urgencia por Reino Unido, arrancó ya con un importante retraso, después de que las dos partes se enzarzasen sobre el formato que debía utilizarse.

Las potencias occidentales presionaron para tener un debate en abierto, mientras que Rusia sólo quería una sesión a puerta cerrada, según dijeron fuentes diplomáticas.

Finalmente, los miembros del Consejo  mantuvieron una breve reunión accesible a las cámaras —en la que también intervino el embajador ucraniano— y luego pasaron a consultas en privado.

Además, Estados Unidos acusó a Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU de intervenir en Ucrania con "una acción provocadora" sin base legal que es "tan peligrosa como desestabilizadora".

"Los hechos son más fuertes que las palabras", afirmó la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Samantha Power, en su intervención ante la sesión de urgencia del Consejo de Seguridad, que se produjo después de la del embajador ruso, Vitaly Churkin.

La sesión abierta del Consejo, que fue seguida de una ronda de consultas, solo vio las intervenciones del subsecretario general de la ONU, Ucrania, Rusia, Estados Unidos, Reino Unido y Francia, mientras que llamó la atención que China, el otro miembro permanente con derecho a veto, no tomara la palabra.

El embajador británico, Mark Lyall Grant, afirmó que "esta acción es una grave amenaza" a la integridad y soberanía ucranianas, por lo que pidió "una explicación inmediata y completa" a Moscú.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también habló este sábado por teléfono con Putin, y le pidió que establezca de forma urgente un diálogo con las autoridades ucranianas para poner fin a la crisis en el país. "He llamado al presidente Putin a emprender urgentemente un diálogo directo con las autoridades en Kiev", señaló Ban en un comunicado tras conversar con el jefe del Kremlin.

Según aseguró el embajador ucraniano ante la ONU, Yuri Sergeyev, su Gobierno propuso a Rusia mantener consultas, una iniciativa que fue rechazada por Moscú.

Reunión en la OTAN

El secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen, urgió este domingo a Rusia a detener sus actividades militares en territorio ucraniano justo antes del comienzo de la reunión de urgencia que la Alianza atlántica celebra sobre la crisis ucrania.

"Lo que Rusia está haciendo ahora en Ucrania viola los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Es una amenaza para la paz y la seguridad en Europa. Rusia debe detener sus actividades militares y sus amenazas", señaló Rasmussen a su llegada a la reunión.

Ucrania, en posición de defensa

El presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchinov, ordenó el sábado el estado de máxima alerta de las Fuerzas Armadas del país, en respuesta a la decisión del Parlamento de Rusia de permitir el empleo de tropas rusas en Crimea.

"He ordenado, teniendo en cuenta la agresión potencial, poner las Fuerzas Armadas en estado de plena disposición de combate. Se ha reforzado la vigilancia de las plantas atómicas, de los aeropuertos, de las instalaciones estratégicas de infraestructuras", manifestó. Turchinov aseguró que "no existe ningún fundamento para tal acto de agresión".

Las presuntas amenazas para la vida de la población rusófona de Crimea que esgrime Moscú de cara al mundo "son inventadas y falsas", puntualizó, al subrayar que el nuevo Gobierno de Ucrania no se plantea ningún acto represivo contra los crimeanos que se nieguen a reconocer a las nuevas autoridades del país.

El Estado "defiende a todos los ciudadanos de Ucrania, sin importar en qué región viven, en qué idioma se comunican o a qué iglesia acuden", afirmó el jefe de Estado en funciones.

Turchinov subrayó que el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa ha trazado un plan de acción para el caso de una agresión militar directa por parte de Rusia, al tiempo que pidió a la población que mantenga la calma y la fe en Ucrania, aparcando cualesquiera diferencias, y no permita desordenes, provocaciones y saqueos.

Por su parte, el  ministro de Defensa interino, Igor Teniuj, confirmó que "el Ejército ucraniano ha sido puesto en plena disposición de combate" y aseguró que "el estado moral de los oficiales y soldados está muy alto".

"Espero que con ayuda de negociaciones se consiga normalizar la situación tanto en Crimea como en todo el país", puntualizó.

La UE también se moviliza

El ministro de Asuntos Exteriores griego, Evángelos Venizelos, viaja este domingo a Ucrania en un intento de la Unión Europea de resolver la nueva crisis desatada en ese país tras la decisión del Parlamento ruso de aprobar el despliegue de tropas en la península de Crimea.

Según informó su Ministerio, Venizelos visitará inicialmente Mariupol, donde se reunirá con representantes de los cerca de 100.000 griegos que viven en la zona, y luego viajará a Kiev.

En la capital de Ucrania, el ministro griego y presidente de turno del Consejo de la UE tendrá contactos con la cúpula política y el Gobierno de transición.

Según fuentes citadas por el diario To Vima, el ministro griego tenía inicialmente previsto viajar a Ucrania el próximo martes, pero decidió adelantar la visita a la vista de los acontecimientos.

El Gobierno griego, según círculos diplomáticos, mantiene contacto con todas las partes en Ucrania en un intento de encontrar una solución diplomática a la crisis. Venizelos había pedido esta semana la convocatoria de una conferencia internacional, con participación de la UE, Rusia e instituciones financieras con el objetivo de evitar una quiebra desordenada de Ucrania.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento