Guardia urbana de Barcelona
Agentes de la Guardia Urbana de Barcelona, en los disturbios provocados por la protesta a favor del barrio burgalés de Gamonal en la ciudad condal. GUARDIA URBANA

Los Mossos d'Esquadra han detenido la mañana de este miércoles a dos menores de 15 y 16 años por su presunta implicación en los disturbios posteriores a la manifestación en solidaridad con el barrio burgalés de Gamonal el 17 de enero en Barcelona y por el ataque a la comisaría de la Guardia Urbana en La Rambla.

Según ha informado la policía catalana en un comunicado, relacionan a los dos detenidos con el lanzamiento de objetos contundentes contra el dispositivo policial de los Mossos que protegía la Generalitat, el ataque contra la Urbana y los destrozos a una sucursal bancaria de La Rambla.

La policía cree que participaron en el ataque contra la comisaría de la Guàrdia UrbanaEn total, por estos altercados han sido detenidas ocho personas, las tres últimas el 5 de febrero, de entre 19 y 21 años, y otras tres el mismo día —uno de ellos también menor—, y les atribuyen los delitos de desórdenes, daños, atentado contra los agentes de la autoridad y manifestación ilícita.

Estos tres detenidos del 5 de febrero presuntamente lanzaron objetos contra una sede del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), donde se rompieron vidrios y se provocó un incendio en la puerta, y se les relaciona con el destrozo de una cabina telefónica y los lanzamientos ante la comisaría de la Urbana.

Las detenciones llegan después de una investigación abierta el mismo día de los hechos para localizar a los autores de los actos vandálicos de esa noche, que se extendieron también por las calles del barrio del Raval, donde los Mossos utilizaron el cañón de sonido por primera vez para dar avisos a los manifestantes y para dispersarlos.

Algunos ataques organizados

Según los Mossos, muchas de las acciones violentas de esa noche las realizaron "pequeños grupos de jóvenes violentos, de los que algunos pudieron haber actuado de manera organizada y planificada", además de que otros se unieron de manera espontánea a los disturbios.

Se quemaron contenedores, se hicieron pintadas y se lanzaron objetos contundentesLa manifestación congregó a 2.000 personas desde la plaza Universitat hasta plaza Sant Jaume y La Rambla, y en el recorrido y al final de la protesta hubo disturbios y altercados, los más graves contra la comisaría de la Urbana, contra la que un grupo de personas lanzó mesas y sillas.

Asimismo, se quemaron contenedores, se saboteó mobiliario urbano, se hicieron pintadas y lanzamientos contra vehículos policiales.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.