El cantante Bob Dylan ha sido este año blanco de las críticas que no faltan en ninguna edición de la Super Bowl, la gran cita deportiva de EEUU, que el domingo pasado congregó una audiencia récord de 111,5 millones de espectadores frente al televisor.

Aparentemente los anuncios de este año, como siempre multimillonarios y esperados con tanto entusiasmo como el propio partido, evitaban entrar en terrenos pantanosos y todos tenían un tono familiar, patriótico y sentimental, perfecto para un día de celebración nacional en casas y bares.

Sin embargo Bob Dylan no se libró de la polémica, al que seguidores y detractores han colgado el cartel de "vendido" por participar en dos de los anuncios millonarios de la Super Bowl.

"Lo siento. El Bob Dylan joven vomitaría en la boca del Bob Dylan viejo por hacer anuncios de coches, especialmente patrioteros", dijo un usuario de Twitter en referencia al vídeo de Chrysler en el que aparece el cantante y pregunta: "¿Hay algo más estadounidense que EE UU?".

Dylan, que ha recibido críticas en otras ocasiones por hacer anuncios publicitarios, enfadó esta vez a los usuarios por partida doble, ya que su música estaba presente no en uno, sino en dos anuncios. El otro, el del yogur Chobani.

Por otro lado, parecía imposible que la polémica de este año recayera en un anuncio tan conciliador como el de Coca-Cola, en el que se homenajea la diversidad de EE UU a través de personas de distintos orígenes que cantan en varias lenguas —entre ellas el español— la canción America the beautiful, considerada uno de los himnos no oficiales del país.

Muchos alabaron en las redes sociales este poético elogio de la inmigración como base de la identidad nacional, pero los sectores más conservadores las usaron para llamar al boicot a Coca-Cola y exigir que una canción tan patriótica sólo fuera cantada en inglés, a pesar de que no hay un idioma nacional oficial y millones de estadounidenses tienen otra lengua materna o hablan otro idioma en la esfera personal.

Por otro lado, no todo fueron críticas para el anuncio de la conocida marca de bebidas: la organización de gays y lesbianas GLAAD felicitó el acierto de incluir una escena familiar gay en su propuesta multicultural y racial.

El anuncio de Coca-Cola es el primero emitido en una Super Bowl que incluye una escena familiar gay En concreto, en el anuncio puede verse una secuencia en la que dos padres del mismo sexo se divierten patinando sobre hielo con su hija.

Se trata del primer anuncio emitido en una Super Bowl que incluye un mensaje semejante, algo que sin duda muestra el aperturismo de la sociedad hacia este sector, después de que la conocida presentadora Ellen De Generes también participara en la ceremonia.

"Incluir a una familia gay en esto no es solo un paso para la industria de la publicidad, sino también un reflejo creciente de la mayoría de los americanos que están orgullosos de dar su apoyo a sus amigos, familiares y vecinos homosexuales, como parte integral de 'America la bella'", declaro al respecto la presidenta de GLAAD, Sarah Kate Ellis, al diario Hollywood Reporter.

El anuncio de Scarlett finalmente se emitió modificado

Por otro lado, el polémico anuncio de Scarlett Johansson en el que anunciaba una marca de máquinas para fabricar refrescos gaseosos, cuya sede se encuentra en territorio cisjordano, finalmente sí fue emitido.

Para no herir la sensibiladad de Coca-Cola y Pepsi, marcas a las que aludía en el spot, Sodastream ha creado otro anuncio en el que se cambia la polémica frase por otra: "Me encanta ayudar a la gente".

Por si fuera poco, Scarlett dice en dicho spot que: "Ojalá pudiera hacer este anuncio viral", una frase muy apropiada, ya que dicho anuncio sí se ha convertido viral por las polémicas que ha suscitado.