Protesta en Gamonal
Cabecera de la manifestación llevada a cabo en Burgos, para pedir la libertad sin cargos para los 46 detenidos tras los disturbios del 10 al 12 de enero en el barrio de Gamonal. EFE

Varias decenas de vecinos de Gamonal mantienen ocupado desde este viernes por la noche en este barrio de la capital burgalesa un local de propiedad municipal, que lleva años cedido a Caja Burgos.

La ocupación se produjo hacia las diez de la noche de este viernes, cuando un grupo de unos 200 jóvenes con la cara cubierta rompió la puerta de acceso al local y accedió a su interior.

Los concentrados han colgado una pancarta que reza "local recuperado a la banca cívica" Los concentrados, en su mayoría jóvenes, colgaron del edificio una pancarta con la leyenda "local recuperado a la banca cívica", mientras que dos patrullas de la policía local vigilaban la zona y cortaron el tráfico de la calle.

Precisamente la Asamblea del barrio de Gamonal había pedido al consistorio burgalés que le cediera este local para sus reuniones pero el ayuntamiento se lo negó.

Los okupas han empleado una radial para atravesar la puerta de chapa del local y después, a patadas y a golpes, han intentado derribar un muro de ladrillo que hay tras esa puerta.

Su intención es mantener el local ocupado y que se convierta en un "centro cultural autogestionado" para el barrio, según han declarado algunos de los ocupantes.

De hecho, este sábado por la mañana estaban realizando en el interior del local algunas modificaciones e instalando una puerta de acceso.

Mientras tanto, continúa el movimiento vecinal que se originó hace dos semanas, en cuyos primeros días de movilizaciones se produjeron 46 detenciones, once de ellas de menores de edad.

Marcha fúnebre

Esta sábado, varios centenares de vecinos han partido de la iglesia Real y Antigua de Gamonal, situada en la Calle Vitoria, la avenida donde se originó el conflicto al oponerse los vecinos a la conversión de un tramo de unos 800 metros en bulevar.

Los vecinos han simulado esta sábado una procesión fúnebre, con dos féretros y una lápida.

El grupo ha marchado por la Calle Vitoria hasta llegar a un solar próximo, donde han simulado el "entierro de la corrupción".

La asamblea vecinal ha apuntado su intención de seguir con las movilizaciones, pese a que el alcalde de la ciudad, Javier Lacalle (PP), anunció el pasado 17 de enero su decisión de paralizar definitivamente las obras.

Consulta aquí más noticias de Burgos.