Tensión en el barrio Gamonal de Burgos, con unas 200 personas concentradas junto a las obras

  • Tras los disturbios de la pasada noche, un par de centenares de personas se han concentrado para intentar evitar la continuidad de las obras.
  • En el barrio del Gamonal se han producido tres noches de disturbios como protesta por la construcción de un bulevar que costará 8 millones de euros.
  • Los trabajos no se han reanudado al no presentarse los obreros ni la maquinaria.
  • CLAVES: ¿Qué está pasando en Burgos?
  • ENCUESTA: ¿Debe el Ayuntamiento de Burgos paralizar las obras?
Vecinos del barrio de El Gamonal, en Burgos, se concentran para impedir las obras en el Bulevar (Foto: @Jeav_89).
Vecinos del barrio de El Gamonal, en Burgos, se concentran para impedir las obras en el Bulevar (Foto: @Jeav_89).
KIKE ALONSO

Unas 200 personas se han concentrado este lunes a primera hora en la calle Vitoria de Burgos, con la intención de impedir las obras que convertirán el área en un bulevar, y la situación actualmente es de "tensa calma", según han informado fuentes conocedoras de la situación.

La intención, como se acordó en una asamblea celebrada este fin de semana, impedir el acceso de máquinas y operarios a la obra del bulevar, proyecto contra el que han llevado distintos actos de protesta antes de los acontecimientos acaecidos en los últimos días.

Aunque los trabajadores y la maquinaria llegaron al lugar de las obras en días pasados entre las siete y las ocho de la mañana, este lunes no lo han hecho y a las nueve de la mañana no había actividad alguna en el lugar.

A diferencia de lo ocurrido en días anteriores, los manifestantes sí han permitido el tráfico regular de los autobuses municipales, que acceden al barrio de Gamonal a través de la intersección de la calle San Bruno con la calle Vitoria desde que se iniciasen las obras.

Además de los vecinos que se oponen a las obras y de curiosos, desde primera hora de la mañana hay en el lugar más de una decena de furgones del Cuerpo Nacional de Policía con efectivos antidisturbios que no se han llegado a desplegar ni han intentado impedir la concentración de ciudadanos.

En estos momentos siguen detenidas 13 personas que fueron arrestadas el sábado, una vez que la titular del juzgado numero tres de Burgos ha decretado la prórroga de la detención y ha solicitado a la Policía Nacional que concrete las imputaciones que se les hacen.

La Asociación de Periodistas de Burgos ha emitido un comunicado en defensa de la libertad de expresión y del libre ejercicio profesional, al entender que los manifestantes han acosado a los informadores, especialmente a los gráficos, en varios momentos de los disturbios.

Los vecinos se habían dado cita a partir de las 6.00 de la mañana, después de tres noches de protestas contra las obras. A la protesta del domingo acudieron unas 3.500 personas y, aunque finalizó sin carga policial, se repitió la quema de contenedores y sufrieron daños una sucursal bancaria y el mobiliario urbano.

Cerca de 3.500 personas secundaron la marcha, convocada en la confluencia de las calles Vitoria y San Bruno, y han recorrieron el camino que separa este punto de la ciudad de la sede del grupo Promecal, protegida por un importante dispositivo policial, al grito de 'El pueblo unido jamás será vencido' o 'La calle es de Burgos y no Burgos de Lacalle', en referencia al alcalde de la ciudad, el 'popular' Javier Lacalle.

Desde allí volvieron hasta la zona donde se ha desarrollado el conflicto en las dos últimas noches, punto de partida de la marcha, momento en el que algunos individuos comenzaron a tirar las vallas que protegen las obras, a incendiar al menos cuatro contenedores que habían ubicado en medio de la calle Vitoria y a causar importantes daños en una oficina del Banco Santander.

Alrededor de las 23.00 horas era ya una treintena de personas la que quedaba en la zona de los disturbios, donde se registraron al menos ocho bancos destrozados y arrojados contra las obras, que han perdido tras esta manifestación todo el vallado de protección que las custodiaba.

Las pintadas se han repetido de nuevo, especialmente en escaparates de entidades bancarias y aseguradoras pero también de comercios del barrio de Gamonal, que en esta ocasión no ha sido escenario de carga policial, como sí ocurrió en las dos últimas jornadas.

Reacciones

El concejal socialista Antonio Fernández Santos ha exigido, a través de su perfil en la red social Twitter, la dimisión del alcalde de la ciudad, Javier Lacalle, a quien ha considerado un "estorbo" y que ha comparecido por primera vez ante los medios esta misma tarde, a la misma hora a la que se había convocado la nueva marcha.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento