La familia del brasileño Víctor da Silva, que ha desaparecido el 1 de enero, tras participar en un cotillón de Nochevieja en la zona del meandro de Ranillas de Zaragoza, ha asegurado que el hecho de que no haya vuelto a casa y no se sepa nada de él es "inexplicable".

En declaraciones a Europa Press, la madre del joven, Nelida da Silva, acompañada por su sobrina, Thais y su hermana Selma, ha relatado que se trataba de un joven muy alegre, muy unido a ella y buen estudiante, por lo que le parece imposible que haya podido marcharse por su propia voluntad y sin haberle dicho nada.

Víctor da Silva, un joven de 19 años que estudia Administración y Dirección de Empresas (ADE) en la Universidad de Zaragoza, era "muy responsable e inteligente, presumido y sacaba buenas notas, ochos y nueves", ha detallado la madre.

Por ello, la familia no es capaz de creerse que haya podido irse de casa, "sin dinero y sin ropa" por su propia voluntad, sobre todo cuando han incidido en que no habían tenido ninguna discusión familiar que pudiese haberle llevado a tomar esa decisión. Aún así, su madre le ha pedido que, si le escucha, vuelva a casa porque "esta situación es una desesperación".

"Le queremos haya hecho lo que haya hecho, si alguien le ha visto que informe a la Policía y si alguien lo tiene, por favor, que lo suelte, le daremos todo lo que tenemos", ha aseverado la prima del joven brasileño, Thais da Silva, notablemente afectada.

Víctor salió de un cotillón de Nochevieja en la zona del meandro de Ranillas de Zaragoza, fue interceptado, el día 1 por la mañana, por un patrulla de la Policía Local mientras andaba por la calle, al ver signos de ingesta de bebidas alcohólicas.

No obstante, le dejaron continuar al comprobar que él mismo aportaba su documentación y que no estaba tan bebido como podría parecerles en un principio, ha explicado Thais da Silva.

Teléfono móvil

Las últimas noticias que se tienen de Víctor son a través del teléfono móvil, a las 7.00 horas envió un mensaje por 'whatsapp' a sus amigos de la Universidad, en el que contestaba a un 'Feliz Navidad' con 'jajaja'.

Después, a las 9.45 horas, se puso en contacto con una amiga de Valencia, a la que felicitó el año y con la que "no tenían ninguna relación amorosa", ha precisado la familia, y con la Estación de Autobuses, pero esta llamada duró pocos segundos y el joven no llegó a hablar.

Además, Thais ha comentado que, en el marco de la investigación policial, se han comprobado todas las cámaras de seguridad de la estación intermodal y del aeropuerto y "no hay nada".

Las últimas señales de su móvil emitían cerca del río Ebro, donde ha estado buscando la Policía Nacional y los Bomberos de Zaragoza, para descartar "cualquier accidente o que se pudiese haber caído", pero, por el momento no se ha encontrado ninguna pista. Las labores de búsqueda se extenderán, al menos, desde su casa hasta la Plaza del Pilar.

"Indicios de que se haya caído al río no hay, pero por las experiencias que han tenido quieren continuar buscando", ha indicado Thais, quien ha vuelto a insistir en que "mi primo, por su propia voluntad, no se ha ido".

"Toda su ropa está aquí, el dinero que le había dejado mi tía para pasar los días de Navidad —él se había querido quedar en Zaragoza en vez de viajar a Brasil con su madre— y en la casa no hay señales de que haya entrado a coger nada", ha apuntado.

En este contexto, ha dicho que a ellos se les pasa "de todo" por la mente, "desde que alguien lo tiene y no lo quiere soltar hasta que le ha ocurrido un accidente, pero es que esto es inexplicable, nos vamos a volver locos".

BÚSQUEDA

Thais da Silva ha afirmado que su primo, Víctor, era un joven "muy conocido y querido" en Zaragoza y que "todos sus amigos le están buscando".

Así, tanto la familia como los amigos han colgado carteles por las calles de la capital aragonesa y han movilizado las redes sociales para encontrarle, en especial 'Facebook', donde han creado el grupo 'Buscamos a Víctor'.

"No hemos parado de pegar carteles, porque es lo único que podemos hacer para que se difunda su desaparición, queremos que no se olviden de él y que lo busquen, porque esto es un sinvivir, no vamos a tener vida hasta que se sepa algo de él, estamos desesperados y hay muchas preguntas sin respuesta", ha recalcado.

En este contexto, Thais da Silva ha indicado que su desaparición también es noticia en Brasil, donde la familia reclama que se siga buscando al joven.

Víctor da Silva Lago, de 19 años, mide cerca de 1.80 y llevaba un traje negro, una camisa rosa y una pajarita negra el día que desapareció, ha insistido la familia.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.