La Iglesia católica de Colombia afirmó este jueves que respeta un fallo de la Corte Constitucional que reconoce los derechos patrimoniales de las parejas homosexuales, pero reiteró que no acepta el matrimonio entre personas de un mismo sexo.

El tribunal Constitucional colombiano falló a favor de las uniones libres del mismo sexo y garantizó sus derechos patrimoniales
La Conferencia Episcopal colombiana se refirió a un fallo emitido el miércoles por el tribunal Constitucional, que acogió las uniones libres del mismo sexo y garantizó los derechos patrimoniales de las parejas homosexuales que hayan convivido al menos dos años.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Luis Agusto Castro, dijo que "el que haya una solución al patrimonio y una solución a la seguridad social de estas parejas es algo muy comprensible. Creo que en eso no hay nada que decir".

"Una especie de matrimonio camuflado"

Lo que no vamos a aceptar es que este reconocimiento se equipare al matrimonio

"Lo que no me parece bien es que todo eso se haga a través de una especie de matrimonio camuflado que no se puede aceptar, porque va a afectar directamente a la familia", subrayó.

Mientras tanto, el secretario de la misma asamblea de obispos, Fabián Marulanda, manifestó que frente al fallo la Iglesia no tiene "mayores objeciones. Ese es un problema de Estado. Lo que no vamos a aceptar es que este reconocimiento se equipare al matrimonio", expresó.

El fallo fue rechazado por la senadora Claudia Rodríguez, dirigente de las iglesias Evangélicas, quien afirmó que "atenta contra la estabilidad jurídica Colombiana", ya que la Corte Constitucional "se pronunció durante varios años en diferentes oportunidades en sentido contrario".

El pronunciamiento de la Corte Constitucional respondió a una demanda de la organización "Colombia Diversa", que lucha por los derechos de los homosexuales, y calificó la decisión de la Corte como "trascendental e histórica".

A pesar de ello, el tribunal advirtió de que su dictamen no significa una aprobación del matrimonio de parejas homosexuales, ya que esa es una atribución del Legislativo.