José Aldao
José Aldao. (M. Fuentes)
Al centenar de vecinos del antiguo pueblo de Elviña les ha tocado «la negra sombra», como dice su portavoz, José Aldao. Ya son 30 años de expropiaciones y juicios para conseguir un «precio justo» por sus terrenos.

Son parcelas estratégicas para los proyectos de diferentes organismos públicos. Donde en 1976 había casas y fincas, ahora hay un campus universitario, un  parque tecnológico, carreteras y, en proyecto, un complejo cultural y museístico y un área residencial.

Los vecinos dicen que «está bien que la ciudad crezca», pero exigen «que se pague lo que hay que pagar», en referencia a instituciones como el Ministerio de Fomento, la Diputación y el Ayuntamiento de A Coruña y las Consellerías de Educación y Vivenda.

El problema es el método. «Expropian, dan una miseria y luego no les importa ir a juicio», explica el abogado vecinal, José Manuel Liaño Flores. Un ejemplo: por los terrenos para la futura Casa de la Historia del Castro de Elviña, María Pita ofreció 14 euros por metro cuadrado en 2004, los vecinos acudieron a los tribunales y, el pasado verano, se les concedió una indemnización cinco veces mayor.

Pero a veces los fallos judiciales tardan hasta un lustro en producirse.

«A la gente del pueblo le tocó la negra»

«Estamos muy quemados, a la gente del pueblo le tocó la negra». Así define José Aldao, representante de los vecinos, el sentir de los habitantes de Elviña. El portavoz de los afectados señala en la imagen los terrenos expropiados para la futura área residencial del campus.