El Patronato de la Fundación Agustín Serrate ha detectado "cierta receptividad" en el consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno aragonés, Ricardo Oliván, para estudiar una fórmula que mantenga todos los recursos que actualmente gestiona esta entidad en Huesca en salud mental, si bien todo está "en el aire" y el Departamento no ha propuesto una fórmula que garantice los 44 puestos de trabajo del centro especial de empleo.

En un comunicado, tras reunirse con Oliván y el director de Planificación y Aseguramiento, Antonio Villacampa, en el Departamento de Sanidad, la fundación ha solicitado al Gobierno de Aragón que estudie "como sacar todo el entramado asistencial y sociolaboral a concurso sin desmembrarlo".

Concretamente, le ha pedido que mantenga los recursos y profesionales de los Servicios de Rehabilitación Comunitaria que existen actualmente y que pertenecen a la red pública de Servicios de Salud Mental del Sector-SALUD de Huesca, gestionados por la Fundación Agustín Serrate desde su creación en el año 2000.

Para la Fundación, "ahora no se puede presentar exclusivamente como un tema de legalidad o partidista cuando todos los gobiernos autonómicos conocían y admitían este sistema asistencial y sociolaboral, a la vez que lo alababan" y está basado en el modelo reflejado en el Plan Estratégico de Salud Mental de la Comunidad Autónoma de Aragón de 2002 y en la Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Sanidad de 2006.

Asimismo, esta entidad ha subrayado que no quiere "ningún trato de favor" en la adjudicación del contrato, pero ha insistido "que es necesario un pliego que garantice la totalidad de los recursos, debido a que los procesos constituyen un complejo y perfecto engranaje dentro de los Servicios de Rehabilitación Comunitaria de Salud Mental".

Camino iniciado

La fundación ha sostenido que, tras este primer encuentro, "se ha iniciado el camino para que, cumpliendo con la legalidad, haya diferentes opciones para que los servicios actuales se continúen prestando con la misma calidad y atención a los usuarios".

Asimismo, "hay que plantear fórmulas para que se pueda seguir manteniendo el personal del centro especial de empleo, así como las ayudas que reciben los usuarios que asisten a los talleres".

Además, la fundación y el Departamento "mantendrán sus conversaciones para llevar a buen puerto los términos del concurso en el que se incluyan todos los recursos que gestiona actualmente la fundación en Huesca".

La Fundación ha recordado que cuando el Gobierno de Aragón asumió las competencias de Sanidad en 2001, esta entidad firmó un convenio de colaboración con el Ejecutivo para asumir la rehabilitación social y laboral de pacientes con problemas de salud mental en el Área de Huesca, que hasta entonces dependían de la Diputación Provincial de Huesca y era atendidas por funcionarios.

De esta forma, recibió, mediante subrogación, la gestión del centro especial de empleo y los talleres ocupacionales, tanto la titularidad como las relacionales laborales, con 33 contratos en el primero y 60 en los segundos, así como la gestión del Centro de Día Arcadia, incluido el servicio de comedor y la gestión y alquiler de tres pisos tutelados.

Igualmente, asumió la adscripción de funcionarios y personal laboral de la Diputación General de Aragón para garantizar estos servicios, "que han funcionado de forma modélica y que se han ampliado durante los 13 años de gestión de la Fundación Agustín Serrate".

En este sentido, ha remarcado que "siempre" han cumplido los requisitos que se les pedían desde el Gobierno de Aragón "y, como resultado de esto, Huesca cuenta actualmente con el mejor modelo de asistencia e inserción sociolaboral de toda España y en todos los foros se pone como ejemplo", al tiempo que ha recibido reconocimientos tanto a nivel local, como regional, nacional e internacional desde entidades a técnicos de la Administración.

Resultado negativo

La Fundación ha asegurado que "no se niega en ningún momento que se aplique la normativa, pero sí que se estudie sacar a concurso todos los recursos y servicios que actualmente se prestan, incluyéndose los recursos laborales, que los excluyen, alegando que ahora dependen de otro Departamento", ya que "de no hacerse así, el resultado será la desaparición del centro especial de empleo o, en el mejor de los casos, una importante reducción de la plantilla".

En este punto, ha enfatizado en que las estructuras asistenciales de la fundación y los recursos laborales del centro especial de empleo "están unidos y no pueden subsistir aisladamente".

La fundación ha insistido en que "no es posible separar el centro especial de empleo del resto de los programas, orientado a la inserción del enfermo mental en el mercado laboral, que se desarrolla con diversas actividades que posibilitan itinerarios individuales".

Al respecto, ha expuesto que el objetivo es "lograr la reinserción social y familiar" y se lleva a cabo "mediante una gran diversidad de actuaciones que permiten dar respuesta a las diferentes necesidades que una persona puede presentar a la hora de iniciar o reiniciar un proceso de rehabilitación y de inserción".

Según ha relatado la fundación, este proceso es un itinerario por niveles y se desarrolla mediante el centro de inserción laboral —con el programa ocupacional y de aprendizaje— en taller, en el centro especial de empleo y en el acompañamiento al empleo ordinario.

La fundación también ha solicitado al Gobierno de Aragón "que estudie una fórmula que garantice el principio de competitividad, asegurando la continuidad de todos los recursos, incluidos los laborales ya que es una parte muy importante el éxito del modelo realizado hasta ahora en la provincia de Huesca".

Personas atendidas

Un total de 137 personas, el 72 por ciento del total de usuarios atendidos, participaron diariamente en 2012 en los ocho talleres de la fundación, de jardinería, viveros, huerta ecológica, lavandería, serrería, confección, tratamiento informático de fondos bibliográficos y servicios internos.

Además, se atendió a una media de 80 personas en el ámbito ocupacional, hubo 46 trabajadores en el centro especial de empleo y once en acompañamiento al empleo ordinario, mientras que 120 personas percibieron retribuciones en concepto de salarios en centro especial de empleo y ayudas en los talleres ocupacionales.

Finalmente, el patronato ha respaldado y aprobado "totalmente" la gestión que ha realizado el gerente desde su creación, así como la labor desarrollada por todos los profesionales y ha agradecido "el gran apoyo y solidaridad recibido de los ciudadanos, así como de todos los partidos políticos, sobre todo los oscenses".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.