James Costos
El próximo embajador de EE UU en España, James Costos.

El Gobierno ha citado para este lunes al embajador de Estados Unidos en España, James Costos, con el fin de pedirle explicaciones sobre el supuesto espionaje de EE UU a España, tras conocerse que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense espió a 35 líderes mundiales.

En ausencia del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, que viajará a Polonia de visita oficial, será el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, quien reciba al embajador de EEUU, junto al director general para América del Norte, Asia y Pacífico, Ernesto de Zulueta.

Fue el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien anunció el viernes desde Bruselas, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo Europeo, que había dado instrucciones a García-Margallo para que citara al embajador estadounidense.

Esta práctica, de confirmarse, es absolutamente inaceptable entre socios, amigos y aliados

Rajoy admitió que el Ejecutivo no tiene constancia alguna de que haya habido espionaje de Estados Unidos a dirigentes políticos españoles, pero subrayó que espiar es impropio de una relación entre "socios y aliados".

Sobre la posibilidad de que encargue una investigación al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Rajoy explicó que hasta que no tenga toda la información y una "total y absoluta certeza" de lo ocurrido no tiene previsto adoptar ninguna medida.

"Yo soy el presidente del Gobierno y cuando tome las decisiones las tengo que tomar muy fundamentadas", argumentó, para insistir en que ya decidirán los próximos pasos que da el Ejecutivo en función de la información que vaya recibiendo.

Poco después, García-Margallo explicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que había citado a Costos a las 10.30 horas, para que dé "satisfacción" a las peticiones de información por parte de España.

"El Gobierno español ha hecho constar que esta práctica, de confirmarse, es absolutamente inaceptable e inadmisible entre gobiernos socios, amigos y aliados", en opinión del ministro, para quien la protección de la privacidad constituye "una línea roja muy difícil de asumir".

"Un hecho gravísimo"

Desde el PSOE, su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, cree que si se confirma que los servicios de inteligencia de Estados Unidos han espiado a España sería un "hecho gravísimo", porque "a los aliados no se les espía".

En una conferencia de prensa en Barcelona tras reunirse con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y al ser preguntado por el caso del espionaje, Rubalcaba dijo que si se confirmara podría "poner en riesgo" el esquema de trabajo conjunto de los servicios de inteligencia español y norteamericano para combatir la delincuencia organizada y el terrorismo.

"Sienta mal que un aliado te engañe", apuntilló Rubalcaba, que no tiene constancia de haber sido espiado.

Izquierda Unida se ha apresurado ya a poner en marcha los mecanismos parlamentarios para obtener más información de este asunto y ha solicitado la convocatoria de la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso para que el director del CNI, Félix Sanz Roldán, explique si el contraespionaje español ha podido detectar si España estaba siendo espiada por Estados Unidos.

Además, según el coordinador federal de IU, Cayo Lara, el grupo de la Izquierda Plural quiere que García-Margallo comparezca en la Cámara Baja para hablar del tema.

Estados Unidos está avisando a sus aliados internacionales de que el ex analista Edward Snowden tiene decenas de miles de documentos de alto secreto que aún no ha revelado y que pueden comprometer a todos, mientras el presidente Barack Obama ha pedido revisar la política de espionaje.