British Airways (BA) ha cancelado esta mañana todos sus vuelos con destino u origen en los aeropuertos londinenses de Heathrow y Gatwick de los días 30 y 31 de enero con motivo de la huelga anunciada por el sindicato de trabajadores.

Las negociaciones entre el personal auxiliar de vuelo de BA y la compañía "se rompieron" en la madrugada de hoy, según la aerolínea, después de que ninguna de las dos partes quisieran ceder en sus propuestas.

Por ello, el sindicato decidió a la 1.30 GMT de hoy que la huelga de los próximos 30 y 31 de enero siguiera "adelante" en el mayor parón que afronta la aerolínea británica.

Fuentes de la compañía aérea aseguraron a Efe que están abiertos a "seguir negociando" y si la situación cambiara restablecerían los vuelos cancelados.

El sindicato acusó anoche a la aerolínea de "no oír la voz del sentido común" y de rechazar sus propuestas y dijo que era un momento "triste" para los pasajeros y los trabajadores, que también están abiertos a seguir negociando, razón por la que redujeron la huelga un día de los tres previstos.

Por su parte, el consejero delegado de la aerolínea, Willie Walsh, aseguró que están "decepcionados" por el rechazo del sindicato a sus propuestas para el límite de días anuales de baja por enfermedad y para sus próximas negociaciones salariales.

Posibles nuevas huelgas en febrero 

El sindicato de trabajadores advirtió de que habrá otras dos huelgas de tres días de duración en febrero si no se resuelve antes la disputa.

El 96 por ciento de los 11.000 empleados auxiliares de cabina afiliados al sindicato -BA cuenta con 14.000 auxiliares- votaron a favor hace una semana de ir a huelga si la dirección no cedía.

Se quejan de que les obligan a trabajar incluso estando enfermos
Los trabajadores de BA están molestos por las presiones que dicen recibir de la empresa, que los obliga a trabajar incluso si no se encuentran bien o están enfermos y denuncian que las condiciones de trabajo se han deteriorado por el convenio que se aprobó hace año y medio.

BA insistió en que fue necesario reducir los días de baja por enfermedad para los auxiliares, que ahora se toman una media de 12 días anuales, frente a los 22 que les permitía el convenio anterior.

Por otra parte, BA señala que la exigencia sindical de una revisión de la escala salarial haría que algunos trabajadores se beneficiasen de aumentos salariales de un 18 por ciento, lo que le costaría a la compañía 37 millones de libras (casi 55 millones de euros) adicionales al año.

British Airways sufrió su última huelga en agosto de 2005, cuando los maleteros obligaron a la compañía a cancelar durante 24 horas todos sus vuelos con origen o destino en el aeropuerto londinense de Heathrow, lo que le causó unas pérdidas de unos 15 millones de euros.