Las mujeres van perdiendo el miedo a poner en marcha su propia empresa. En 2006, casi igualaron a los hombres en apertura de nuevos negocios. Están al mando de casi la mitad (43,1%) de las más de 500 nuevas empresas que se abrieron en Zaragoza el año pasado. Las más emprendedoras son las menores de 35 años, y ocupan casi un 20% de la nueva actividad empresarial. La mitad de ellas posee una formación media.

Los datos se extraen de las consultas de la Ventanilla Única Empresarial y del Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial.

Las barreras entre los trabajos tradicionalmente masculinos y los femeninos se difuminan cada vez más, aunque las mujeres continúan prefiriendo, en un 50% de los casos, los negocios relacionados con el comercio y los servicios. Inmobiliarias, peluquerías, guarderías o tiendas de ropa son  algunas de sus elecciones más frecuentes.

Convertirse en autónomo sigue siendo la fórmula más extendida a la hora de escoger la forma de constitución del negocio, y tres de cada cuatro mujeres la llevan a cabo. El resto suele apostar por sociedades mercantiles (en su mayoría sociedades limitadas).

Cada vez más preparadas

La mujer está cada vez más preparada y eso se refleja en el modo de concebir su propio negocio. La mayoría pretende que su futuro trabajo le permita poner en práctica los conocimientos adquiridos durante los estudios.

El 50% de las nuevas empresarias posee al menos formación media (Bachillerato o ciclos superiores de Formación Profesional). Son puericultoras, peluqueras, administrativas o decoradoras de interiores.

Les siguen en el listado de emprendedoras las tituladas universitarias (alrededor de un 12%), que inician sobre todo empresas relacionadas con servicios profesionales, es decir, bufetes de abogados, clínicas médicas, despachos de delineantes o servicios de traducción.

Las mujeres con menor formación académica apuestan por los comercios o la restauración.

El negocio privado en Aragón

La nueva empresa: Aragón fue, después de La Rioja, la comunidad española con mayor crecimiento empresarial en 2006 (un 11,2% respecto al año anterior).

La oferta de empleo: El crecimiento de empresas generó un 2,5% más de puestos de trabajo.