Hay vida más allá del cine... En las redes sociales

  • Los actores españoles dedican cada vez más atención a su presencia en Internet.
  • Mario Casas, Santiago Segura o Paco León son artistas en la gran pantalla... y en las más pequeñas.
  • Además de compartir su intimidad con los fans, dialogan con ellos y les ofrecen contenidos para que sigan con atención sus proyectos profesionales.
El actor Mario Casas.
El actor Mario Casas.
JORGE PARÍS

Dicen los que llevan sus asuntos que Mario Casas, uno de los actores más célebres en nuestro país, vive sólo para su carrera. A sus 27 años, debe de ser cierto: no para de rodar películas, promocionarlas (con entrevistas o sesiones de fotos en lugares tan lejanos como San Sebastián y Moscú) y estudiar nuevos proyectos. Y otra cosa: también ha de estar pendiente de otra vida, la virtual, en la que se refleja todo lo que le pasa. Porque Casas es, además de un actor, una marca, y siempre viene bien que todo lo que le rodea sea seguido por cientos de miles de personas en Facebook o Twitter.

Porque así es: Mario Casas es seguido por casi un millón de tuiteros, cifra que casi se duplica en Facebook. Millones de personas que, con cierta periodicidad, se encuentran con Casas comiendo en la playa, pueden leer una crítica (positiva, claro) de Las brujas de Zugarramurdi o extasiarse ente el enésimo posado del actor.

Casas, por supuesto, no es el único. Con un público en las antipódas del suyo, Santiago Segura demuestra ser una bestia del marketing con una presencia masiva en Twitter, casi 2 millones de seguidores, que desde luego le ayudan a difundir cualquier proyecto en el que se embarque. Con una rapidez mental fuera de lo común (algo que comparte con el director Álex de la Iglesia, otro tuitero exitoso), Segura es prolífico (más de 36.000 tuits), ocurrente y agradecido: conversa con sus seguidores, atiende muchos de sus caprichos y, por supuesto, les anima a ir ver sus películas, algo que parece reflejarse en unas estratosféricas taquillas.

¿Hablamos de caprichos y atender a los fans? Paco León hace fotos en el tren y las comparte, celebra su cumpleaños en la red y, desde luego, arenga a sus seguidores a estar pendientes de la segunda entrega de Carmina o revienta o cada nuevo capítulo de Aída. Es un ídolo: tanto, que celebró la semana pasada su primer millón de seguidores posando absolutamente desnudo (sí, absolutamente desnudo) en una foto que, por supuesto, fue trending topic. Miguel Ángel Silvestre roza el medio millón de seguidores en Facebook. Fernando Tejero no para de abrir su corazon (con casi 11.000 tuits leídos por medio millón de personas) y Hugo Silva se va animando: cada vez difunde más bromas, fotos y temas relacionados con su vida privada en Twitter, donde su popularidad está subiendo como la espuma. Y así todos: actores y actrices (ojo, por ejemplo, a Eva Hache, el casi medio millón de seguidores de Ursula Corberó o Blanca Suarez empiezan a descubrir lo que es el éxito en las redes sociales, un éxito que les beneficia a ellos, a los que los contratan (es más fácil vender una entrada a un público entregado y concreto) y a los propios seguidores que pueden adentrarse en la intimidad de sus ídolos (a Suárez, por ejemplo, le gusta la fotografía, y sus 400 imágenes en Instagram son vistas por más de 120.000 personas.

¿Espontaneidad? En muchos casos, como el de actrices como Natalia Verbeke o María León, sí. ¿Generosidad con los fans? También. O, simplemente, el mismo placer onanista que obtienen millones de personas en todo el mundo compartiendo los detalles de su vida, y sintiéndose interesantes por ellos. El motivo no importa: en los actores es cuantificable, es un arma en la negociación, es un certificado de relevancia que, en un futuro, puede ser fundamental a la hora de ganarse la vida en una industria, la del cine, en uno de sus momentos más complicados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento