La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha anunciado este martes que en los próximos tres meses van a sacar del Fondo de Reserva, la conocida como hucha de las pensiones, 6.148 millones de euros para hacer frente al pago de pensiones.

Báñez ha hecho este anuncio en la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados, donde ha explicado la reforma de pensiones que propone para introducir el factor de sostenibilidad (adecuar las pensiones a la esperanza de vida) y un nuevo índice de revalorización.

Según la ministra, este martes se van a emplear 720 millones para atender necesidades de tesorería de la Seguridad Social.

Se han consumido cerca de 24.000 millones del Fondo de reserva en dos años La ministra ha explicado que entre 2012 y 2013 se han consumido 23.731 millones del fondo de patrimonio de la Seguridad Social, de los que 4.980 millones son del fondo de prevención y rehabilitación, el conocido como fondo de las mutuas, y 18.651 millones del Fondo de Reserva.

"Por tanto cerca de 24.000 millones de recursos consumidos del Fondo de reserva en dos años", ha reiterado Fátima Báñez. La ministra ha detallado además que actualmente el Fondo de Reserva cuenta con 59.350 millones de euros.

Otro dato que ha aportado es que el sistema de la Seguridad Social tendrá un déficit acumulado de 36.500 millones hasta 2016.

Ante este panorama la ministra ha justificado la reforma que plantea el Gobierno y que ya ha sido aprobada como proyecto de ley, que ahora habrá que tramitar en el Parlamento.

Poder adquisitivo de los pensionistas

Respecto a las pensiones, lo que plantea Empleo es que, si hay crisis económica, éstas suban el 0,25%, mientras que si la situación es de bonanza se revaloricen el 0,25% más el IPC.

Para Báñez, el establecimiento de un suelo del 0,25% en el sistema evitará que las cuantías vuelvan a congelarse o bajar Según Báñez, los pensionistas mantendrán su poder adquisitivo en el medio y el largo plazo con su propuesta de modificación del cálculo de la revalorización anual, gracias a la desindexación de precios que el Gobierno pretende aprobar y que permitirá contener la inflación.

Ante la crítica mayoritaria de los partidos políticos y los agentes sociales de que este cambio en el método de actualización de las pensiones provocará un empobrecimiento de los pensionistas y una pérdida de poder adquisitivo acumulado año tras año, Báñez ha vuelto a defender que el establecimiento de un suelo del 0,25% en el sistema evitará que las cuantías vuelvan a congelarse o bajar, y ha asegurado además que en el medio plazo se mantiene el poder adquisitivo de las pensiones.

Y a ello contribuirá, entre otras medidas, la Ley de Desindexación en la que trabaja el Ejecutivo que, al desvincular la actualización de los precios públicos del IPC, contribuirá a contener la inflación, lo que permitirá que "las pensiones vean incrementado el poder adquisitivo ante incrementos menores de cuantía".