La costa de Castellón ha sido el escenario este martes de madrugada de un nuevo terremoto, esta vez de 4,2 de magnitud en la escala de Richter, en la misma zona —ante Vinaròs— de los seísmos del lunes y dónde hasta hace pocos días se llevaban a cabo los trabajos de inyección de gas en la planta Castor.

El seísmo, que de acuerdo con el Instituto Geológico de Cataluña no ha causado daños, se ha producido a las 5.30 horas y ha sido percibido por la población de las Tierras del Ebro, según ha informado Protección Civil. Justo dos horas antes, ha tenido lugar otro seísmo, también en la misma zona, de 2,9 grados en la escala de Richter. En este caso, no ha sido percibido por la población.

En la madrugada anterior, de domingo a lunes, también se registraron terremotos, de hasta 3,9 de magnitud en la escala de Richter. Fue a las 4.21 horas y también fue percibido por la población. Pocas horas antes, entre las 23.15 horas y las 00.15 h, los sismógrafos detectaron dos movimientos de magnitud 3,4 y 3,6, respectivamente.

La actividad sísmica se inició el pasado 8 de septiembre y desde entonces se han producido 350 réplicas. Ante esta situación y el seísmo de mayor intensidad de ese martes, la Generalitat Valenciana ha activado el plan de riesgo sísmico en fase de seguimiento en los municipios de Peñíscola, Vinaròs y Benicarló.

La activación del plan facilita la comunicación y coordinación en el seguimiento entre el Consorcio Provincial de Bomberos, la subdelegación del Gobierno y los tres ayuntamientos afectados, así como el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) y la Policía de la Generalitat.

Preocupación de los ciudadanos

Los vecinos exigen más información y la parada total del proyecto Precisamente, este lunes por la noche más de 300 personas se concentraron al anochecer ante el Ayuntamiento de Vinaròs para mostrar su rechazo al proyecto de gas submarino Castor a raíz de los terremotos que han afectado la zona durante los últimos días. Hasta el lunes, el seísmo más intenso había sido lo registrado la madrugada de domingo, de magnitud 3,9 en la escala de Richter.

La protesta, convocada en las redes sociales y en la cual participaron también representantes del Ayuntamiento de Alcanar y de la Plataforma en Defensa de les Terres del Sénia, movilizó a los vecinos, que exigen más información y la parada total del proyecto.

Detectan una "tendencia creciente"

Protección Civil de Cataluña (DGPC) ha advertido que no se puede descartar una "tendencia creciente" de la magnitud de los seísmos que se están produciendo los últimos días al sur de las Tierras del Ebro, a pesar de que no se han logrado niveles de intensidad susceptibles de producir daños.

Según un comunicado, los terremotos se están produciendo en una falla en el interior del mar ante la costa de Castellón, hecho que evitaría un seísmo de gran magnitud, pero admite que la zona es de un "peligro sísmico no despreciable". Protección Civil ha tirado un mensaje de "tranquilidad y de prudencia" a la población y ha pedido a los ciudadanos que sigan la información facilitada por las autoridades.

La Generalitat no es "legalmente responsable"

El portavoz del Govern de la Generalitat, Francesc Homs, ha afirmado al término del consejo ejecutivo de este martes que han pedido "información sobre los movimientos sísmicos detectados" y que se reservan "la posibilidad de actuar legalmente". Homs ha matizado que la Generalitat "no es legalmente responsable ni ha sido llamada a ningún trámite" y que la responsabilidad es "competencia del Estado y de la Generalitat valenciana". Ha recomendado además "no hacer alarmismo" sobre la cuestión.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.