La Guardia Civil investiga si Asunta descubrió un secreto de familia antes de morir

Los investigadores del caso de la niña fallecida cerca de Santiago registran una finca de la familia, a tres kilómetros del lugar donde apareció el cuerpo.
Los investigadores del caso de la niña fallecida cerca de Santiago registran una finca de la familia, a tres kilómetros del lugar donde apareció el cuerpo.
EFE

Las últimas pesquisas en el caso de Asunta, la niña de 12 años que fue hallada muerta el pasado domingo en Teo, recaen ahora sobre lo que pudo saber la menor antes de su muerte. Según ha revelado este sábado el diario Faro de Vigo, la Guardia Civil investiga ahora si Asunta descubrió un secreto de familia relacionado con la herencia de sus abuelos maternos.

Él, Francisco Porto, reconocido letrado en Santiago, y ella, Socorro Ortega, catedrática de Historia del Arte en la Universidad de Santiago de Compostela, fallecieron con tan solo 7 meses de diferencia, sin autopsia e incinerados. Aunque su testamento se realizó en 1975 no se descarta que los abuelos hubieran hecho modificaciones en vida y hubieran puesto a Asunta como propietaria de algunos bienes inmuebles, entre ellos la casa de Teo próxima al lugar donde fue hallada la niña.

El móvil económico sigue siendo la principal hipótesis con la que trabajan los investigadores del caso, en el que los padres de la niña, Rosario Porto y Alfonso Basterra, son los principales sospechosos y están imputados por "homicidio, posible asesinato".

Este viernes, varios profesores de Asunta denunciaron un episodio que se produjo hace meses, en el que la niña llegó a clase con síntomas de haber sido sedada, pero que no le dieron importancia porque sabían que la menor tomaba también medicación para la alergia. No obstante, han negado que la niña se quejara de sus padres o que en algún momento ella les hubiera dicho que su madre la quisiera matar.

Contradicciones en la versión de la madre

La declaración de la madre ante el juez Taín este viernes cayó en una contradicción por lo que aseguró en el momento de la denuncia por la desaparición de su hija, según han revelado varios medios gallegos.

La primera versión de Rosario Porto era que a las 19.00 horas de la tarde del sábado dejó a Asunta en su domicilio haciendo los deberes y que cuando regresó a las 21.30 ya no estaba. Esta versión fue desmontada por el juez, que mostró a la madre de la niña las imágenes de la cámara de seguridad donde aparecen las dos en el coche en dirección a Teo, a la hora en la que se suponía que Asunta estaba en casa o ya habría desaparecido.

Ante las evidencias, la madre se vio obligada a modificar su primera declaración, para decir que la niña la acompañó a la casa de Teo y a unas compras, pero que luego le perdió el rastro tras dejarla en una calle próxima a su domicilio en Santiago.

Los padres de la pequeña fueron enviados este viernes a prisión por un delito de "homicidio, posible asesinato".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento